Miércoles, 23 de mayo, 2018 | 4:08 pm

“Necesitamos entrenar la generación del futuro”

César Herrera y Mario García consideran que en el país falta educación técnica no médica para complementar el trabajo de los galenos.

sin-titulo


Santo Domingo.-De nada sirve tener tecnología de punta e infraestructura si junto a esto no se tiene la visión de ir formando a la par el recurso humano, debido a que en materia de salud todas las piezas son importantes para poder brindar una atención integral.

César Herrera, director del Centro Cardiovascular del Centro de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), dice que lamentablemente en el país falta educación técnica no médica, es decir más técnicos que acompañen a los galenos durante cualquier tipo de procedimiento y hasta cirugía.

“Necesitamos entrenar la generación del futuro”, destaca Herrera y agrega que desde el centro que dirige han establecido una serie de iniciativas originales y particulares, lo que denominan una consulta multi especializada, un servicio integral.

Pone como ejemplo que el centro es el único que tiene Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés), el cual es una máquina que funciona igual que un corazón y pulmón para niños y adultos, actualmente la utilizan un adulto y nueve niños.

“Esa máquina la manejan técnicos, nosotros no tenemos en el país una escuela para eso. Hemos tenido que capacitar con nuestros recursos. Gracias al apoyo de Hospital Montefiore de los Estados Unidos hemos podido avanzar.

El médico puede ser el mejor del mundo, pero necesita apoyo”, indicó.

Herrera insiste en que en el país falta mucha capacitación y especialización en todo, incluyendo medicina. “Esos especialistas no suelen verse, pero la salud no es solo el médico, ya que se requiere de un equipo completo capacitado”.

Considera como un reto esta situación, pero gracias a la afiliación con el Montefiore y otras instituciones que le apoyan, como la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Cardio Infantil de Bogotá han ido resolviendo.

La perfusión, explica el galeno, es el sistema que durante una cirugía de corazón abierto está bombeando la sangre y manteniendo la circulación y eso lo hace la máquina de circulación extracorpórea, pero esta la maneja un técnico.

Destaca que en marzo empezarán el primer programa centroamericano del Caribe de perfusión, y se impartirá en la Universidad Pedro Enrique Ureña, que tendrá la duración de dos años.

Reproducir unidad

La Unidad de Dolor de Pecho está dirigida a aquellos pacientes, como su nombre lo indica, que lleguen a esos espacios y el personal de salud pueda darles el diagnostico a la mayor brevedad posible, ya que el factor tiempo puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

“Ahora tenemos la Unidad de Dolor de pecho mucho más grande. La idea es que si llega un paciente con un dolor de pecho, sea del tipo que sea, de 5 a 7 minutos, que es el estándar internacional, el paciente tenga la primera evaluación y la prueba fundamental, que es un electrocardiograma”, explica Herrera director del Centro Cardiovascular del Cedimat.

El cardiólogo apunta a que en ese periodo al ser cuestionado por un personal calificado, como serían una enfermera y un médico entrenados, más el procedimiento de lugar, que sería un electrocardiograma, se podría resolver el 90 % de los problemas.

El especialista dice que parecerá una cosa muy simple y sencilla, sin embargo no es así, porque hay áreas del país que “no hay electrocardiógrafos o si los hay el especialista no está. Hay áreas donde tienen retrasos para llegar la atención a la emergencia, y cuando llega es muy tarde”.