Domingo, 21 de julio, 2019 | 5:09 am

El voto de conciencia



El Partido de la Liberación Dominicana ha fomentado la pobreza, para traficar con la miseria. Ha promovido el parasitismo social a través de programas asistenciales que solo sirven para enseñar a la gente a depender del Gobierno.

Fomentan el desempleo para que las personas se arrodillen por un puesto de trabajo. Han alimentado la ignorancia para que el pueblo crea en sus mentiras.

En apenas siete años el PLD ha duplicado la nómina pública, en un intento desesperado por mantener la “simpatía”. El presupuesto nacional es el que paga la “popularidad” de Danilo Medina.

Dinero que nos sacan de las costillas, que debería ser invertido en salud, seguridad ciudadana, educación técnica, creación de empleos, etc.
El PLD funciona en base a papeleta. Quien vota por ese partido (si aun le podemos llamar así) lo hace por ambición, necesidad o ignorancia. Así han permanecido en el poder y así pretenderán mantenerse.

La mejor manera de enfrentar el clientelismo del PLD es motivando el voto de conciencia. Llenando las urnas de dignidad, amor por la democracia y compromiso social.

No sigamos dejando que sea el pote de romo, los 500 pesos y el pica pollo que sigan determinando quién gobierna en la República Dominicana. Si no elegimos, otro decidirá por nosotros.

La abstención solo favorece al que está en el poder, y Dios nos libre de ser cómplices de esa plaga morada, de ese cartel político que está llevando a nuestro país a la ruina y a nuestro pueblo a la desesperación. Que la omisión de los justos no alimente las injusticias de los perversos.

El mal solo se combate con el bien, así mismo, el clientelismo solo se derrota con la conciencia.

Ellos tienen el árbitro (la JCE) a su favor, eso es verdad, por lo que tenemos que ganarle la pelea por nocaut. Que sean tantos los votos en contra del PLD que ni con fraude logren mantenerse.

Publicidad