Domingo, 21 de abril, 2019 | 10:19 am

Arzobispo devela ansia de poder de la sociedad

Arenga. Ozoria llamó a no dejarse influenciar por la corriente de este mundo, que es contraria a lo que Jesús profesó. Recomendación. Instó a la sociedad a practicar la humildad.

El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, Francisco Ozoria, encabeza procesión.  Nicolas  Monegro
El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, Francisco Ozoria, encabeza procesión. Nicolas Monegro


SANTO DOMINGO.-“A la sociedad de hoy le encanta el poder y lo busca por todos los medios, cueste lo que cueste, ya sea este poder político, económico o humano”, manifestó el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria en la eucaristía del Domingo de Ramos.

“Pero Jesús nos enseñó que el poder se consigue a través de la humildad”, indicó. Llamó a dejar de lado el apego a las cosas materiales y vivir en la humildad practicando las enseñanzas del Evangelio y acciones de Jesús.

“Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Asistir al sacramento de la penitencia en estos días para morir al pecado y resucitar con Cristo el día de Pascua”, indicó Ozoria.

“El camino a la cruz es el camino que nos llevará al éxito, por eso debemos reflexionar sobre esta realidad, para evitar ser influenciados por la ambición de poder que promueve este mundo”, dijo.

Instó a los feligreses a dejar de lado las corrientes de este mundo, el cual “tiene unos esquemas contrarios a los que profesó Jesucristo, que se olvida de los demás”.

Procesión de Ramos

Junto a Ozoria cientos de feligreses recordaron ayer la entrada de Jesús a Jerusalén a través de una procesión entre palma y cánticos de alabanzas, celebración que se realizó en todas las iglesias del país con la procesión de los ramos.

La actividad inició pasadas las cinco de la tarde en la iglesia Las Mercedes, en la que se bendijeron los ramos.

La marcha estuvo encabezada por Francisco Ozoria y jóvenes que simbolizaban “la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén” montado en un burro, y partió desde la iglesia Las Mercedes.

La Guardia Romana, los sacerdotes, los feligreses y la banda de música de los bomberos caminaron hacía la Catedral Primada de América, donde concluyó con la eucarístia.

En el recorrido se unieron residentes y visitantes de la Ciudad Colonial, quienes salían al frente de sus hogares y negocios a identificarse con la procesión de los ramos.

Además de los feligreses, se contó con la asistencia de la Unidad de Gestión de Operaciones del Tránsito y asistencia médica del Ministerio de Obras Públicas y agentes de la Dirección General de Tránsito y transporte Terrestre (Digesett).

Remembranza

La celebración del Domingo de Ramos es el pórtico de la Semana Santa que rememora la muerte y resurrección de Jesucristo en la tierra, mejor conocida como la Pasión de Cristo.

Esta se celebra el domingo antes del lunes santo.

La misa de este día tiene dos momentos importantes: la procesión y bendición de los ramos y la lectura de la Pasión. Los ramos benditos se llevan a la casa como signo de la bendición de Dios, de su protección y ayuda.
Se colocan sobre un crucifijo o cuadro religioso y es un sacramental.

El Domingo de Ramos debe ser visto como el momento para proclamar a Jesús como el pilar fundamental de sus vidas, tal como lo demostró la gente de Jerusalén al seguir a Cristo.

Asimismo, los ramos de olivo o palmas representan la fe de la iglesia en Cristo, la proclamación de Jesús como el Rey del Cielo y de la Tierra y de la vida del cristiano.

Recuerdos cristianos

— Símbolos
Con el Domingo de Ramos, según la tradición cristiana, se marca el fin de la Cuaresma (40 días antes de la Pascua) y se da inicio a la Semana Santa y también se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén encima de un burro.