Sábado, 18 de agosto, 2018 | 12:36 am

Efectos del estrés en la conducta

Stressful day


Tener estrés podría ser bastante normal para algunas personas por su estilo de vida o empleo. Pero, más allá de hacerte sentir mal por un rato, este problema podría provocar otros cambios en tu cuerpo, que quizás no esperarías. Por eso, aquí hay algunos efectos de los más curiosos.

El estrés te hace “querer” más una recompensa

Un estudio demostró que el estrés no solo nos predispone a querer recompensarnos por el sufrimiento, sino que haría que el deseo por ese premio fuera aún mayor que el mismo hecho de disfrutarlo. Para demostrarlo, los investigadores reclutaron dos grupos de participantes, todos amantes del chocolate.

A unos los “estresaron” poniendo sus manos en agua con hielo (una acción ya comprobada para inducir este estado), mientras que a los del otro grupo, solo les colocaron las manos en agua tibia. Después de un rato, se les pidió a todos que apretaran una empuñadura que les dispensaría una buena dosis de chocolate en recompensa, según detalla un artículo de la revista  Psychology  Taday.

En comparación con los que estaban en condiciones tranquilas, las personas bajo estrés ponían más fuerza al apretar la empuñadora para obtener su recompensa.

En este punto uno pensaría que este grupo también encontraría más placentero el chocolate que el otro, pero no: ambos lo disfrutaron de igual manera.

Esto sugeriría que  el estrés desencadena el deseo de querer algo con mayor intensidad, pero la satisfacción posterior no sería tan fuerte como las ganas de obtenerlo, concluyeron los autores del estudio, publicado en 2014 en la revista científica Journal of Experimental Psychology.

El estrés ¿te encoge?

Un grupo de científicos investigaron si la médula espinal se encogía más durante los días de trabajo que en los días de receso. Los análisis mostraron que, efectivamente, los discos de la columna se reducían más durante los días laborales, lo cual condujo a la conclusión de que  el estrés que ocasiona el empleo puede hacerte más pequeño.

El estudio fue publicado en 2013, en la revista científica Journal of Occupational Health Psychology. La única duda que nos queda es: si loshobbits vivían tan tranquilos, entonces ¿por qué eran tan pequeñitos?

El estrés podría provocarte diabetes

Al parecer, no necesitarías comer grandes cantidades de pastelillos para tener diabetes. Se sabe que las hormonas del estrés pueden hacer que tu hígado eleve el azúcar en la sangre, para darle más energía a tu cuerpo en los momentos de tensión o peligro.

Pero, si el estado de estrés se mantiene por un período prolongado,podrías correr riesgo de padecer diabetes tipo 2  por los altos niveles de glucosa en tu sangre, de acuerdo con el sitio WebMD.

Como ves, aunque estos datos puedan ser inusuales y curiosos, no dejan de ser algo alarmantes. Por eso, quizás lo mejor sería tratar de controlar tus niveles de estrés para alejar estos problemas.

Como siempre, te recomendamos consultar a un profesional de la salud antes de implementar cambios en tu estilo de vida.

El artículo es autoría de   Raúl Rodríguez cota, de yahoo Salud.