Plantas rastreras y trepadoras evitan la erosión de suelos

Se denominan así por ser consideradas de ínfimos niveles y a veces invasivas

11v-14_1p01


Santo Domingo.-Si por igualdad de categoría o clasificación coinciden con personas de bajo nivel de comportamiento es pura coincidencia.

Se trata de las plantas “rastreras y trepadoras”, herbáceas, bautizadas así en el mundo de la botánica porque se arrastran, crecen en el suelo y se extienden con sus raíces.

Se consideran como muy bajas, de ínfimo nivel e indeseables en ocasiones, por ser invasivas, que desplazan a otras de su hábitat natural.

Sin embargo, en ambos casos, estas especies, conocidas científicamente como Convolvuláceaes y Gramíneas, las cuales abarcan una amplia variedad, juegan un importante rol ambiental, ya que son cubresuelos, evitan su erosión y les conservan la humedad. Además, son pioneras o colonizadoras en la formación de bosques.

Tapizantes

Las hiedras revisten paredes y  las gramíneas   tapizan jardines.

Las hiedras revisten paredes y las gramíneas tapizan jardines.

Según Rolando Sanó, encargado de la División de Flora de la Dirección de Biodiversidad, en la jardinería moderna, a las primeras se les conoce también como tapizantes y las trepadoras son utilizadas para revestir paredes y embellecerlas.

“Las rastreras, perennes o anuales se extienden por el suelo y algunas desarrollan largos tallos o parras, como el romero, que se expanden por rocas o cuelgan a los lados de contenedores”, detalló Sanó, tras especificar que estas son resistentes a la sequía y crecen hacia afuera, abajo o en pendientes.

En cambio, las trepadoras usan soportes para extenderse. Algunas, como los guisantes de olor, usan sus zarcillos para envolverse alrededor de alambres. Igual existen rastreras que se convierten en trepadoras y que son invasivas como, la hiedra.

Comestibles frutales

Algunas conjugan los dos géneros porque se dan de ambas formas. Dentro de las rastreras figuran las ipomoeas, como la batata, que es comestible, y apocynaceaes, como el palo de leche, la auyama, la chinola, que es frutal, según Sanó, quien especificó que la trinitaria, que da hermosas flores, pertenece a ese renglón.

En ambos casos se dan en costas, bosques secos y de transición (entre secos y húmedos) y la mayoría pertenecen al Trópico o región del Caribe.

“El romero es aromático, se usa como condimento, y medicinal; la chinola es antigripal. En cambio, la hiedra (Ficus pumila) que es trepadora invasora almacena insectos, cacatas y hasta culebras, por eso hay que podarla y darle mantenimiento”, añadió Sanó.

Beneficios

Mitigan el impacto de las lluvias, evitando con sus raíces que el suelo pierda nutrientes, como nitrógeno , fósforo y potasio, con las escorrentías.

Publicidad
Publicidad