‘El continuismo crea vicios y es una manera de perversión’

Federico Lalane José considera que ese es uno de los factores que contribuye a la corrupción

Federico Lalane José habla de su experiencia como contralor del Estado y cómo ve la sociedad.
Federico Lalane José habla de su experiencia como contralor del Estado y cómo ve la sociedad.





Santo Domingo.-El excontralor General de la República (2000-2004) Federico Lalane José aseguró que el afán de continuismo de los políticos dominicanos es una manera de perversión, que constituye la esencia de la corrupción instalada no solo en el Estado, sino en todas las organizaciones de la sociedad.

Consideró que los políticos han desvirtuado la política, al verla como un medio para enriquecerse a través del continuismo en el Estado, llegando a invalidar en la sociedad dominicana el refrán de que “no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista”, porque el país ya debió tener un mejor manejo de los asuntos públicos.

“Gente que comienza democráticamente haciendo cosas, llega un momento en que deja eso de lado y empieza a ver al Estado como propiedad privada”, dijo Lalane José.

Lamentó que ese movimiento que se está dando en la sociedad y que crea una expectativa positiva del futuro del país en poco tiempo se desmoronará, porque el Poder Judicial es “sumamente deficiente y eso deviene en que se puede hacer cualquier cosa en base a no ser condenado por esa mala acción”.

Consideró que gran parte de la responsabilidad de las deficiencias de la Justicia se debe a la influencia del Poder Ejecutivo en su conformación.

“Las clases no se suicidan ni dan chance a los que se oponen y por eso luchan por el continuismo”, manifestó Lalane José.

Solo respetar las normas

El excontralor razonó que aún puede haber un adecentamiento en la administración pública dominicana, ya que solo se requiere que las instituciones se guíen por la Constitución, que explica la manera de cómo deben funcionar todas las áreas del Estado para lograr un objetivo determinado.

Insiste que para lograrlo hay que respetar las normas.

“Pero ocurre que las normas no se respetan, porque si fuera así, no es que se lograran todos los objetivos, pero se avanza.

El caso es que eso no se respeta y el manejo del Estado pasa a ser sobre las cosas de interés del Presidente o grupo de turno y se desnaturaliza ese aspecto”, explicó.

Asegura que fue contralor por su amistad con el presidente de entonces, Hipólito Mejía, pero que al ser nombrado le ratificó que su conducta era la de respetar las normas, porque “no hay manera de que yo pueda actuar de otra forma, llegando a convertirse en una figura conflictiva durante los cuatro años del mandatario, al no aprobar cosas que no estaban dentro de las leyes”. Consideró que la Contraloría debe jugar un papel importante para que se respeten los recursos nacionales.

“El déficit presupuestario es una violación grave de la ley. Aunque en el país hay un presupuesto deficitario durante años , no pasa nada”, manifiesta.

Situación política actual

Añadió que la compleja situación política actual tiene su génesis en el debilitamiento de los partidos, por la actitud deliberada de eliminar a los contrarios, lo que ha devenido en la creación de “una especie de dictadura constitucional”.

Valoró como “terriblemente negativo” para el equilibrio del Estado que los principales partidos políticos se hayan fraccionado y refraccionado dando lugar a que el continuismo sea la única línea política imperante.

Estimó que el mejor sistema de Gobierno es la democracia, donde todos puedan defender sus intereses dentro del marco legal.

“Pero cuando eso no ocurre se llega a los niveles donde nosotros nos encontramos, que un caso malo, despreciable, es cubierto en poco tiempo por otro más malo y se van quedando y agrupando cosas importantísimas, que presagian que en algún momento vamos a tener serios problemas”, vaticinó.

Lalane José reiteró que el país lo que vive es una dictadura constitucional.

Juventud opositora

La juventud vive sin poner caso a que su futuro se está comprometiendo sistemáticamente y que tendrán que trabajar para deshacer lo que se está haciendo ahora.

La llamó a oponerse como militancia activa sin hacer ningún tipo de concesiones.

Publicidad
Publicidad