Todos juntos

167
Nassef Perdomo Cordero

Aunque durante semanas pudimos verla acercándose de manera inexorable, la irrupción de la pandemia del coronavirus ha dado un golpe contundente a nuestro sentido de la normalidad.

En un año que parecía destinado a ser marcado por un complejo proceso electoral, esto ha pasado a un segundo plano ante la amenaza mortal de la enfermedad.
Siguiendo el ejemplo del resto del mundo, por primera vez en décadas la República Dominicana ha sido declarada en estado de emergencia.

Las medidas restrictivas tomadas por el Gobierno tampoco tienen precedente reciente y todo apunta a que serán aún más severasen la medida en que la crisis se agudice. Cosa que hará.

En este momento crucial de nuestra historia, la reacción de los dominicanos ha sido ejemplar.

Tanto la clase política como la sociedad han ido respondiendo adecuadamente al reto. Las resistencias se disolvieron en la medida en que se hizo patente la gravedad de la situación, y al final hemos marchado todos al ritmo que nos marcan las necesidades.

Pero luego de estos toques de queda, estos cierres y estas cuarentenas nos vendrá otro reto. Uno mayor. Habremos de reconstruir una economía asolada por el parón repentino que la pandemia produjo a nivel mundial y local. Nos tomará tiempo y esfuerzo salir adelante, quedarán muchas cosas en el camino, pero estoy convencido de que lo lograremos.

Esta crisis está demostrando que sí podemos trabajar juntos, con unidad de propósito, y tomando en cuenta el bien común.

Los dominicanos tenemos retos serios por delante, quizás de los más serios de nuestra historia. De hecho, estamos en una encrucijada que definirá nuestro futuro como sociedad. Por eso, en medio de esta grave crisis, es importante que pensemos qué queremos de nuestro país luego de que la superemos.

Cada quien, según sus creencias y capacidades, debe ayudar a plantear la visión del país en el que desea vivir. En esto también demostraremos la madera de la que estamos hechos. Adelante, todos juntos.

-- publicidad --