Viernes, 22 de febrero, 2019 | 3:55 pm

Panamá lista para una Jornada Mundial de la Juventud que traiga “fe y esperanza” a Centroamérica

jornada-mundial-de-la-juventud


Panamá.- La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) comenzará oficialmente este martes en la capital panameña, un día antes de la llegada del papa Francisco, con una misa oficiada por el arzobispo de Panamá, que está lista para recibir “a todos los que vengan” a escuchar el mensaje del santo padre.

El campo Santa María La Antigua, un espacio en el emblemático paseo marino de la capital panameña conocido como Cinta Costera, será el escenario de esta santa misa de apertura que estará a cargo del arzobispo José Domingo Ulloa.

“Estamos listos para recibir a todos los que vengan”, afirmó este lunes el presidente panameño, Juan Carlos Varela, durante un recorrido por la Cinta Costera, donde presenció la izada de las banderas de los países participantes en la JMJ.

Este moderno espacio de la capital panameña está ubicado frente a la apacible Bahía de Panamá y mezcla edificios de lujo y comercios, que ha sido acondicionado con una tarima gigante y grandes pantallas para recibir al papa, a miles de peregrinos, fieles católicos y público en general.

La organización local de la JMJ espera la llegada de al menos 100.000 peregrinos de todo el mundo que han completado su registro en el evento, de los que 36.000 ya se encuentran en el país, que ha puesto en marcha un amplio dispositivo de seguridad que involucra al menos 30.000 agentes.

Por la capital panameña pululaban alegres este lunes grupos de jóvenes peregrinos que ondeaban las banderas de sus países, en su mayoría de Centro y Suramérica.

Entre este lunes y el próximo miércoles se espera la llegada del grueso de peregrinos, afirmaron miembros del comité organizador local en una conferencia de prensa.

La nueva terminal 2 (T2) del aeropuerto internacional de Tocumen, el principal del país, que ha sido habilitada parcialmente para la JMJ, abre esta tarde cinco puertas para recibir vuelos con peregrinos, que también están ingresando por la frontera terrestre con Costa Rica, y por mar.

Varela se expresó este lunes “muy contento, con muchas ganas de escuchar” el mensaje de Francisco, “y sobre todo su visita, que trae mucha fe y esperanza a la región” centroamericana.

El presidente panameño recibirá el próximo miércoles al papa Francisco en la T2 de Tocumen, en una ceremonia “bastante sencilla pero muy simbólica” que incluye la asistencia de unas 2.000 personas, reveló este lunes el vicecanciller panameño, Luis Miguel Hincapié.

Las operaciones regulares del aeropuerto “se detendrán para darle prioridad al santo padre hasta que llegue a la plataforma de la nueva T2”, dijo el gerente de Operaciones de Tocumen, Claudio Dutary, quien agregó que el ritmo normal de la terminal se retomará una vez que el sumo pontífice haya abandonado el lugar.

El papa, quien cerrará la JMJ el próximo domingo, oficiará misas, visitará centros de reclusión y hogares de acogida, entre otras actividades oficiales, en las que hará un llamamiento para que se dé oportunidades a todos los jóvenes de Centroamérica, ha dicho el arzobispo José Domingo Ulloa.

Los problemas de los jóvenes, especialmente los de Centroamérica con el drama de la migración, pero también una mirada a la defensa de la ecología serán los temas a los que se referirá el papa durante la JMJ.

Francisco pronunciará 10 discursos, entre ellos 3 homilías y un ángelus, durante su visita, la segunda de un papa a Panamá después de la de Juan Pablo II en 1983 en la que solo estuvo un día, y la primera de Jorge Bergoglio a este país.

El presidente Varela ha sostenido que la JMJ de Panamá es en realidad un evento de toda la región de Centroamérica, que recibe a Francisco convulsionada por el fenómeno de las caravanas migrantes hacia Estados Unidos.