Sábado, 20 de julio, 2019 | 9:23 am

Los monumentos coloniales serán mostrados en todo su esplendor

Colaboración. César Iván Feris, María Cristina de Carías y César Langa escribirán sobre estas edificaciones. Idea. Esta serie busca desarrollar el amor a través del conocimiento y aprendizaje.

2019


A partir de hoy, y cada quince días, César Iván Feris Iglesia, María Cristina de Carías y César Langa Ferreira tendrán a su cargo una serie de artículos sobre los tesoros arquitectónicos y artísticos que tiene en su inventario República Dominicana.

Estos profesionales tienen la intención de divulgar, para conocimiento de propios y extraños, la enorme riqueza del pasado colonial y republicano de los dominicanos.perfiles

En cada entrega describirán cuidadosamente cada una de nuestras edificaciones y más valiosas obras artísticas, testigos mudos de una época que conformó la epopeya americana, pues “queremos despertar el amor y el orgullo de nuestros lectores, con la intención de que sepan apreciar en su justo valor, cuidar y conservar, con orgullo cívico, la herencia cultural que poseemos y que es única en América”.

Recuerdan que “somos los afortunados dueños de la única ciudad gótica del continente. Nuestra vieja ciudad, con quinientos años vividos, es un tesoro que tenemos no solo que dar a conocer, sino exhibir con justo orgullo”.

Amor por lo conocido

Para César Iván, María Cristina y César “solo se ama lo que se aprende a conocer y apreciar, esto es lo que pretendemos con esta serie de artículos que publicaremos, gracias a la amable y cálida acogida de la dirección de este prestigioso diario”.

En estos artículos darán a conocer los tres aspectos que componen el conglomerado de la ciudad antigua: las edificaciones religiosas, civiles y militares; de manera que el lector tenga una información completa de cada uno de ellos, su importancia artística y el papel que desempeñaron en su momento y su contribución al conglomerado citadino.

Agregan: “Nuestra ciudad fue el centro de una epopeya que cambió radicalmente no solo el mundo conocido, sino las costumbres, economía y forma de ver la vida de aquel mundo medieval”.

Fantasía y aventura

Nuestros colaboradores destacan que “la ciudad fue durante un tiempo, la capital del nuevo mundo, una población pequeña, levantada en cuadrícula, en donde la vida, fantasía y aventura campeaban por sus fueros”.

Cuentan: “Hidalgos, religiosos y aventureros de toda laya se cruzaban en sus calles y la ría del Ozama; mientras en la Fortaleza y luego en el Alcázar, asiento del primer virreinato, los descubridores y conquistadores rendían testimonios de los portentosos hallazgos, nunca imaginados por imperio alguno.

Apasionantes historias

Cada edificación tiene una apasionante historia que contar y es la intención de ellos mostrarla a nuestros lectores en sus artículos, los cuales serán coleccionables.

Concluyen: “Confiamos en atrapar el interés de los lectores y contribuir a incrementar el amor de todos por nuestra bella y única ciudad, Patrimonio de la Humanidad”.

Motivación

—La meta
En cada entrega se detallará cuidadosamente cada una de las edificaciones y valiosas obras artísticas, buscando despertar el amor y orgullo de los dominicanos, con la intención de que aprecien, cuiden y conserven nuestra herencia cultural, como primada de América.