Una venta racional, pero incompleta



Uno de nuestros reputados economistas recién publicó bajo el título “Una propuesta racional”, un bien ponderado análisis en el cual plantea la venta de la participación pública en las empresas eléctricas EGE Haina y EGE Itabo.

Con estas colocaciones de acciones, motiva que el Estado pudiera generar recursos por al menos US$800 millones, de los cuales propone se destinen US$600 millones a reducir la deuda externa, que equivale al monto de bonos soberanos emitidos para compensar la caída del financiamiento ofrecido por el BNDES de Brasil a Punta Catalina. Así mismo propone que los restantes US$200 millones sean destinados a cubrir planes veraces tendentes a reducir las escandalosas pérdidas de las distribuidoras eléctricas.

En el artículo referido del asesor económico, este admite las preocupaciones que compartimos en cuanto a lo irracional e insostenible que es una política de desarrollo basado en un endeudamiento creciente, y los daños que déficits fiscales sostenidos, provocados en parte por el sangrado del sector eléctrico, han representado al Estado dominicano bajo la ejecución del modelo elegido por las autoridades en las última década.

Ya el analista presupuestario y exdiputado Jose Rijo advertía que en solo los dos primeros meses del presente año, el gobierno ha acumulado un déficit de casi 14 mil millones de pesos, y de seguir esta tendencia acumularíamos en 2017 un déficit cercano al 2.5 % del PIB, situación que cada vez más atenta contra la estabilidad económica, obligando con ello al incremento de la deuda pública, que ya alcanza el 49% del propio PIB.

La propuesta de venta de acciones estatales en el sector eléctrico, así como la posterior venta de acciones de Punta Catalina, Refinería de Petróleo y otras instancias más del sector eléctrico es una buena iniciativa, pero si simultáneamente no se detiene el recurrente déficit presupuestario anual, eventualmente tendremos que vender hasta el propio suelo nacional.

Publicidad

Publicidad