Lenidad en prensa



Un periodista importante propuso ayer al presidente Medina patrocinar una ley que modifique el régimen de los delitos de prensa.

Bajo la guisa de modernizar la Ley 6132 sobre Expresión y Difusión del Pensamiento, por las nuevas realidades impuestas por la Internet y la democratización mediática, algunos periodistas y directivos quisieran zafarse de la responsabilidad que les asigna la ley y el sentido común, ante ilícitos de prensa cometidos por la publicación que dirigen.

Es como si, dado que una razón social no puede someterse judicialmente por una infracción penal y por tanto deben responder su presidente y administradores, los directivos de empresas aspiraran a librarse de responsabilidad traspasándola hacia subalternos o terceros.

Hay buenas razones de lógica jurídica y también de moral social para que cuando un medio injurie, difame o abuse de la libertad de expresión y de prensa, responda su director.

Si resolver civilmente los daños y perjuicios bastara, equivaldría a dejar el precio de la honra ajena en manos inciertas. Ante daños irreparables no puede haber lenidad.

Publicidad

Publicidad