Feria del Libro Católico atrae familias

El lema de la XXVIII versión es “Leer es multiplicar y enriquecer nuestra vida interior”, estará hasta este domingo 26

Libros infantiles y para todas las edades; pulseras, crucifijos y otros artículos están a la venta.
Libros infantiles y para todas las edades; pulseras, crucifijos y otros artículos están a la venta.





Santo Domingo.-Con la participación de 45 expositores, presentaciones artísticas, charlas y conferencias dirigidas a niños, jóvenes y adultos se desarrollan las actividades para el disfrute de las familias que desde ayer se dan cita a la vigésima octava versión de la Feria del Libro Católico realizada en la Casa San Pablo.

Por primera vez los participantes en la exposición tienen a su disposición, en un estand, documentos oficiales del Vaticano y podrán recibir cientos de rosarios bendecidos por el papa Francisco.

“Promover la buena lectura y tener contacto con autores cristianos es una de las tareas que se ha propuesto el Movimiento de Cursillo de Cristiandad como contribución a la formación integral de los ciudadanos”, dijo Fernando Langa, director de la entidad religiosa.

Mientras que la coordinadora de la Feria del Libro Católico, María Isabel Sánchez, recordó la realización de actividades de integración familiar y social.

“Nuestra misión como Movimiento es fermentar de evangelio los ambientes, y la buena lectura es uno de los tantos instrumentos que Dios pone en nuestras manos para alcanzar este objetivo”, dijo Sánchez.

Muerte de mujeres

Durante la primera misa realizada en esta versión de la Feria del Libro Católico, el padre Víctor Rodríguez deploró los hallazgos de mujeres violadas, asesinadas y tiradas en los alrededores del Faro a Colón en Santo Domingo Este. Consideró que es desolador pensar en esos asesinatos.

“Muchos piensan que la Iglesia tiene a las mujeres en segundo lugar, pero eso no es verdad. No entiendo ese tira y encoge entre hombre y mujer, porque cada uno tiene su papel particular y ninguno va en desmedro del otro.

Señaló que aunque se ha avanzado en muchas cosas, hace falta mucho para que los valores cristianos orienten la sociedad y se aprenda a respetar la vida humana desde su inicio hasta el final.

Publicidad
Publicidad