Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 11:59 pm

El pueblo haitiano: Más de doscientos años de miseria y explotación



Siempre he opinado que el pueblo haitiano ha sido víctima de su propia clase política, sus gobernantes han sido indolentes e incapaces de proponer un  plan de desarrollo que pueda sacar a ese país de la miseria y de la indocumentalidad de sus ciudadanos, ya que es el único país del mundo que tiene un ochenta por ciento de su población indocumentada.

En la actualidad la  situación crítica de los haitianos ha tocado fondo.  Apenas con el 1% de su superficie boscosa y estrés hídrico (agudización de la escasez del agua), insalubridad, su horizonte es cada día más oscuro, y miles de sus ciudadanos optan  por emigrar.

Es curioso, pero el éxodo haitiano que ha superado el de Siria, ha sido poco estudiado por organismos internacionales, en cuanto a sus causas, y la diplomacia haitiana se ha destacado en victimizar internacionalmente a sus ciudadanos principalmente respecto a la República Dominicana que ya tiene una pesada carga migratoria haitiana que ya rebasa el estándar permitido para cualquier país.

Ahora bien, no he visto organismo internacional alguno señalando las causas del por qué el pueblo haitiano está en esas condiciones críticas.  La respuesta la dio el entonces embajador haitiano en el país Daniel Supplice en una carta enviada al entonces presidente haitiano Martelly publicada en los medios que en uno  de sus párrafos decía: “En 211 años, no hemos logrado reducir las disparidades socioeconómicas… No hemos logrado dar a nuestros ciudadanos un certificado de nacimiento que demuestre que existen, y crear una situación interna que habría impedido que millones de haitianos salgan del país a cualquier precio, y a veces en cualquier situación”.

Supplice había analizado de manera certera el por qué sus conciudadanos estaban en esa situación.  La creación de una “situación interna que hacía que salieran de su país a cualquier precio” creada por esa clase política haitiana.  En estos momentos se estima que más del cinco por ciento de la población haitiana ha salido del país huyendo de la miseria.

Naturalmente, días después de la publicación de su carta,  Supplice fue despedido de su cargo, sin embargo ofreció el más certero análisis de la situación haitiana, desde el punto de vista de un ciudadano de ese país.

Por esas razones debemos concluir, que sólo el surgimiento de una clase política o un gobernante consciente de la realidad haitiana puede conducir a ese país por mejores destinos socioeconómicos, contrario a la actualidad, en que las autoridades haitianas alientan el éxodo de sus ciudadanos para evadir la responsabilidad de tener que hacer planes de desarrollo y asumir la difícil tarea de gobernar por el bien el pueblo.

manases-sepulveda

Publicidad