El ejemplo mexicano



México ha sido estremecido por dos destructivos terremotos que causaron cuantiosos daños humanos y materiales. La nación azteca aún llora sus muertos y recoge escombros mientras gime de dolor.

Tiene razones para tener su vista nublada por las lágrimas y se entendería que no mirara más allá de sus fronteras.
Sin embargo, México ha puesto un alto a su duelo para mirar el sufrimiento de otro vecino que ha sido desolado.

Han dado una extraordinaria lección de solidaridad al enviar varias toneladas de ayuda a un Puerto Rico devastado por dos huracanes.

Ha compartido lo que a ellos mismos les hace falta, lo que engrandece su gesto.

Miles de dominicanos padecen necesidades en Puerto Rico, como bien ha quedado reflejado en los reportajes publicados por EL DÍA en esta semana.

Copiemos el ejemplo mexicano y dejémonos sentir con nuestros hermanos boricuas y dominicanos que sufren en la vecina isla.

Hoy como nunca ellos necesitan sentir cercano al pueblo dominicano.

Publicidad
Publicidad