5 errores comunes en el liderazgo

Años de crear una atmósfera de comunicación abierta pueden perderse en meses de comportamiento sordo



Ser un líder efectivo es una tarea de aprendizaje que nunca termina. Nuestras situaciones personales y profesionales pueden en algún momento llevarnos a cometer errores que afectan nuestro liderazgo. Los siguientes son errores que he encontrado que más fácilmente cometemos los líderes aún siendo conscientes de los mismos.

1.No escuchar.
Si en algún momento hemos sido efectivos en nuestro liderazgo es porque aprendimos a escuchar a las personas a nuestro alrededor. Creamos un ambiente donde las personas no tienen miedo de hablar y expresarse. Sin embargo en algunos momentos, presa de presiones en el trabajo o en el ambiente familiar, preocupaciones o cualquier otro elemento extraño, empezamos a no estar presentes o sencillamente comportarnos de forma que desincentiva a nuestros colaboradores a comunicarse de la forma en que solían hacerlo. Si no tenemos a alguien cerca con el carácter suficiente como para confrontarnos con la situación o simplemente somos capaces de darnos cuenta a tiempo, años de crear una atmósfera de comunicación abierta pueden perderse en meses de comportamiento sordo.

2.No dar suficiente información a nuestros colaboradores
Los líderes efectivos informan a sus colaboradores a tiempo cuando habrán cambios, de la forma correcta, con tanto detalle como puedan, tan rápido como puedan. Ayudan a los más nuevos a entender las estrategias que se están utilizando y como estas responden al plan maestro de la organización y porqué ayudarán a lograr el objetivo perseguido. Están constantemente recordando a los miembros del equipo cual es su papel dentro del mismo y su valor. Finalmente, y muy importante, informan noticias negativas de la forma más positiva y esperanzadora posible.

3. No mentorear a sus colaboradores.
El éxito de un líder esta en su capacidad de producir más líderes. Muchos líderes sienten no tener el tiempo para hacerlo o sencillamente no saben cómo hacerlo. La verdad es que, en general, muchos no lo hacen por falta de seguridad personal, entendiendo que desarrollar a otros líderes puede poner su posición en riesgo. Desarrollar otros líderes, duplicar el liderato, crea un efecto de sinergia que lleva a cualquier líder a niveles de logro que nunca imaginó. Mentorear a otros no tiene que ser un proceso complejo. Solo hacer preguntas, entender lo que la persona quiere, necesita y aspira, enseñándole cómo lograrlo y dándole herramientas que le permitan alcanzar esas aspiraciones. Recordando que la responsabilidad por el desarrollo del mentoreado no es del mentor sino del primero.

4. No reconocer el esfuerzo y el logro
Hace mucho tiempo aprendí algo sobre las personas que me ha servido desde entonces: “la gente hace por reconocimiento lo que no haría por dinero” e, irónicamente, la mayoría de las veces el reconocimiento no cuesta dinero y aún así no lo damos.
Cuando hay logro debe ser reconocido y cuando no lo hay debemos reconocer el esfuerzo, siempre hay algo que reconocer.
Mi experiencia es que la gente va a poner su tiempo por el dinero que le pagamos pero pondrán su corazón por el reconocimiento que reciben. Y siempre recuerda la regla básica: corregir en privado y reconocer en público.

5. Política de puertas cerradas
El líder que está en el “Monte Olimpo” fuera del alcance de su gente normalmente no logra la integración de su gente a la causa. La accesibilidad del líder habla de su confianza y familiaridad con su equipo. En toda organización hay niveles de jerarquía (mientras menos mejor) sin embargo la persona más nueva y con menos responsabilidades debe sentir que el líder es accesible y está disponible. Mientras más crece una organización más necesita el líder un canal de comunicación abierto en cualquiera de los niveles de la misma.

Nunca estaremos exentos de cometer estos errores en nuestra carrera como líderes. Reconocer que están ahí constantemente debe hacernos más conscientes y sensibles a las señales de que podemos estar cometiendo alguno o varios de ellos.
Al final de lo que se trata es de ser los mejores líderes que podamos ser.

Sígueme en
LinkedIn
IG @aguileralberto
FB page Alberto Aguilera

Publicidad

Publicidad