Jueves, 20 de junio, 2019 | 7:30 pm

Universidades tienen que asumir educación a distancia al igual que la presencial, dicen especialistas

José Ramón Holguin, Ángel Hernández, Ligia-Amada Melo y José Armando Tavarez.
José Ramón Holguin, Ángel Hernández, Ligia-Amada Melo y José Armando Tavarez.


Santo Domingo.– La educación a distancia o virtual es una necesidad del presente, no del futuro, por lo que las universidades dominicanas y de todo el mundo deben asumir la tarea de desarrollar estos procesos docentes, fue una de las opiniones que compartieron los especialistas que participaron en el panel “Nuevas tendencias de la educación a distancia”, celebrado este jueves 15 de noviembre en la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode).

El panel, organizado por el Centro de Estudios de Educación, que dirige la exministra de Educación y del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCyT), Ligia Amada Melo, lo integraron Ángel Hernández, fundador de la Universidad Abierta para Adultos (UAPA); José Armando Tavarez, experto en educación tecnológica, con más de 20 años de experiencia, y rector del Instituto Tecnológico de Las Américas (ITLA), y José Ramón Holguín, presidente de la Asociación de Universidades de la República Dominicana (AURED) y director ejecutivo de la Asociación de Presidentes y Rectores de Universidades del Caribe y las Américas (ARCA).

Melo, al introducir el acto,dijo que la educación a distancia y virtual es imprescindible, porque “no podemos seguir solo con la educación presencial, de lo contrario la democratización de la educación quedaría muy limitada, ya que la educación a distancia permite llegar a más gente”.

Hernández, por su lado, explicó que las escuelas salen de un espacio cerrado a la sociedad, a través de la educación virtual. “La gente, -agregó- aprende más, hoy, fuera de la escuela que dentro de la escuela. Ya nadie es poseedor del saber disponible, sino que es una cuestión universal que está disponible y al alcance de todos”.

El fundador de la UAPA manifestó que “en el año 2011 el valor de la educación en línea era de alrededor de 35 mil millones de dólares, pero hoy se calcula que ronda los 350 mil millones de dólares”.

En su opinión, en los próximos cinco años no habrá diferencia entre la educación presencial y la educación a distancia y virtual.

Tavarez, al referirse a las universidades, aseguró que “lejos de desaparecer, lo que podrá ser y lo que está sucediendo es una transformación digital de la universidad tradicional. Las universidades están obligadas a cambiar”.

“La tecnología educativa, la educación en línea y las plataformas abiertas de educación en línea pueden verdaderamente garantizar que podamos construir un mundo mejor”,añadió.

Afirmó, además, que en los próximos años más del 50% de las personas vivirán una experiencia de formación en línea.

Holguín reconoció el continuo crecimiento de las Instituciones de Educación Superior (IES) que ofertan carreras o programas a distancia y en línea, pero precisó que los procesos de evaluación para determinar la calidad de esta oferta es limitada, por lo que es una necesidad imperante que las agencias de acreditación determinen modelos específicos de evaluación que permitan acreditarlos o certificarlos.

Todavía, observó, hablar de educación superior virtual provoca en muchos espacios de la academia, de los gobiernos y de la sociedad en general“dudas y temores”.

“Hay cuestionamientos sobre su pertinencia y calidad, aunque esta modalidad gana espacio poco a poco, pero se necesita un reconocimiento. Este reconocimiento viene de la mano de un proceso de evaluación y acreditación que demuestre que la educación superior virtual y a distancia está a la altura de otras modalidades de educación universitaria”, manifestó.