Miércoles, 24 de julio, 2019 | 3:13 am

Arzobispado suspende a un sacerdote acusado de tener vínculos “indebidos” con una menor

sacerdote


SANTO DOMINGO.- El Arzobispado de Santo Domingo dispuso este martes  la suspensión cautelar de un sacerdote acusado de tener “vínculos indebidos” con una menor de edad en Sabana Grande de Boya, Monte Plata e informó que inició las investigaciones de lugar.

Se trata del sacerdote José Rosario González,  quien  fue detenido para fines de interrogación tras el Ministerio público avanzar en las investigaciones que inició la propia arquidiócesis de Santo Domingo en mayo pasado, fecha en que suspendió al religioso y apoderó a la Procuraduría mediante comunicación enviada el 15 de mayo pasado.

La información  fue dada a conocer por la Arquidiócesis de Santo Domingo, en un comunicado en el que enfatiza que aunque las investigaciones no habían concluído, el Arzobispo de Santo Domingo dispuso la suspensión cautelar del sacerdote, en virtud de los cánones 1333 y 1334 del Código de Derecho Canónico.

“El 15 de mayo de 2018 se decidió comunicar la situación a los padres de la menor y en la misma fecha a la Procuraduría General de la República, con los fines de que se procediera con todas y cada una de las medidas pertinentes y de lugar sobre la o las personas que se entendiera”, precisa la Arquidiócesis de Santo Domingo en el comunicado.

Señala que el Arzobispado de Santo Domingo, tal y como amerita en estos casos, ha estado colaborando con el Ministerio Público en las investigaciones de lugar.

Precisó que este caso es tratado por la Comisión de Protección al Menor creada a principios de año por el Arzobispo de Santo Domingo para atender todas las denuncias sobre “abuso sexual de menores y personas vulnerables” por parte de miembros del clero.

A  continuación el comunicado íntegro distribuido ayer por el Arzobispado de Santo Domingo:

Tras ser informados de que el sacerdote José Rosario González había tenido vínculos indebidos con una menor de edad, el Arzobispado de Santo Domingo inició las investigaciones de lugar. Aunque estas no habían concluido, el Arzobispo de Santo Domingo dispuso la suspensión cautelar del sacerdote, en virtud de los cánones 1333 y 1334 del Código de Derecho Canónico.

El 15 de mayo de 2018 se decidió comunicar la situación a los padres de la menor y en la misma fecha a la Procuraduría General de la República, con los fines de que se procediera con todas y cada una de las medidas pertinentes y de lugar sobre la o las personas que se entendiera.

El Arzobispado de Santo Domingo tal y como amerita en estos casos, ha estado colaborando con el Ministerio Público en las investigaciones de lugar.

Este caso es tratado por la Comisión de Protección al Menor creada a principios de año por el Arzobispo de Santo Domingo para atender todas las denuncias sobre “abuso sexual de menores y personas vulnerables” por parte de miembros del clero.