Una locura



La propuesta de celebrar elecciones primarias simultáneas con el voto universal para escoger los candidatos de los partidos políticos no se merece ningún otro calificativo que no sea el de irracional.

Se estaría forzando a la Junta Central Electoral a celebrar un evento en el que se estarían celebrando al menos cuatro elecciones nacionales en un mismo proceso, pues cuatro partidos mayoritarios estarían realizando comicios para escoger sus candidatos. Todo en esa misma contienda.

Hagamos un simple ejercicio: en las elecciones pasadas se escogieron 4,213 cargos. Si cada partido lleva un promedio de tres preaspirantes a cada posición, estaríamos hablando de al menos 12,639 precandidatos, que multiplicados por cuatro partidos mayoritarios la JCE tendría que lidiar con 50,556 precandidatos para elegir 16,852 candidatos (4,213 por cada uno de los cuatro partidos mayoritarios).

La Junta estaría metida en un lío épico, del que difícilmente salga sin lesiones, para entonces organizar unas elecciones municipales en febrero y luego en mayo las presidenciales y congresionales, con la posibilidad constitucional de que varias semanas después tenga que celebrar una segunda vuelta en las presidenciales.

Pero además, el costo sería monumental. El presidente de la Junta Central Electoral dice que podrían costar hasta 5,000 millones.

Quisiéramos creer que esta descabellada idea no seduce a ningún líder político o social racional, aunque parece que sí.

Una locura como esa tiene que ser frenada por la sociedad en pleno.

Confiamos en que el Presidente de la República, velando por la salud de la nación, asuma el liderazgo para detener esa sinrazón.

Publicidad
Publicidad