Se fue monseñor Okolo

jude-thaddeus-okolo





El nuncio apostólico, monseñor Jude Thaddeus Okolo se marchó del país el pasado martes al terminar su misión diplomática y para iniciar una nueva etapa en Irlanda del Norte.

El arzobispo nigeriano no tuvo una agradable bienvenida en 2013.

Además de que en esos momentos estaban abiertas las heridas dejadas por su sucesor por los casos de pedofilia que se le imputaban, la sociedad dominicana se había dividido por el tema de la migración haitiana y la sentencia que definía los criterios para obtener la nacionalidad dominicana.

Okolo actuó con paciencia y caridad hasta que logró superar esos obstáculos iniciales.

A su salida deja una Iglesia con un rostro totalmente transformado y con sus figuras más influyentes de los últimos 30 años fuera de escena.

Los obispos que les ha tocado el relevo han entrado al escenario con el rancho ardiendo, pero hasta el momento no han mostrado mucho movimiento en la bola.

Hoy el mapa episcopal está muy diferente, con un presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano con asiento en Mao-Montecristi, cuatro sedes con obispos renunciantes, dos obispos auxiliares en Santo Domingo aún sin ordenarse, un arzobispo de bajo perfil y un obispo de Baní tirando desde los Molinos.

Al afable Okolo le tocó dejar la Iglesia dominicana con un rostro muy diferente.

Publicidad
Publicidad