Miércoles, 14 de noviembre, 2018 | 12:42 am

Qué dice la carta con la que José Mujica renuncia al Senado de Uruguay

Mujica tiene 83 años y su futuro político no está del todo claro.
Mujica tiene 83 años y su futuro político no está del todo claro.


José ‘Pepe’ Mujica tiene “cansancio de largo viaje” para seguir siendo senador de Uruguay, pero eso no implica que renunciará “a la solidaridad y la lucha de ideas”.

Así lo señala el expresidente en la carta por la que presentó su renuncia a su cargo de senador este martes.

En la misiva, justifica la decisión Mujica, de 83 años, por “motivos personales”.

En teoría, el expresidente, de 83 años, puede volver a ser candidato presidencial en octubre del próximo año, algo que él descartado en varias oportunidades.

“Si alguna vez, al calor de los debates pude herir lo personal de algún colega, pido disculpas muy sentidas”, dice la carta.

El martes mismo, el Senado aprobó la renuncia.

La senadora Daniela Payssé del oficialista Frente Amplio, partido de Mujica, dijo: “Él va a seguir haciendo política desde otro lugar y, en ese sentido, nosotros la votamos convencidos de que está en su derecho de tomar esta determinación”.

noticias-america-latina-45191426

“El presidente más pobre”

Mujica fue presidente de Uruguay desde 2010 a 2015 y luego senador hasta la actualidad. Antes fue ministro y diputado en la Cámara de Representantes.

Su presidencia estuvo marcada por proyectos de corte progresista, como la aprobación del matrimonio igualitario y la legalización de la venta de marihuana.

En los años 70 y 80, Mujica estuvo preso 13 años durante el régimen militar al que se enfrentó desde la clandestinidad, al mando del movimiento guerrillero Tupamaros.

Mujica adquirió fama mundial gracias a sus profundas reflexiones sobre la política, la vida y el consumo.

Su estilo de vida austero también dio la vuelta al mundo, ya que no vivió en la residencia presidencial, renunció al 90% del salario y se quedó en la chacra donde ha vivido por 30 años.

Aunque a nivel internacional goza de popularidad, los críticos en Uruguay lo ven como un mal gobernante que permitió el aumento de la delincuencia, que fue aliado de líderes polémicos como Hugo Chávez y Cristina Kirchner y que usa su imagen austera como una mera estrategia de “marketing”.

Pero según varias encuestas, Mujica tiene una aceptación de entre el 40% y el 50%.

Y su partido, el Frente Amplio, en el poder bajo la batuta del presidente Tabaré Vásquez, registra la mayor intención de voto para 2019.