Miércoles, 15 de agosto, 2018 | 8:41 pm

Obama: el Presidente de la energía limpia



La historia política de Estados Unidos y sus presidentes se caracteriza siempre por algún hecho en su gestión que marca el rumbo del planeta. Es así que muchas decisiones sobre políticas públicas a nivel interno en Estados Unidos tienen un impacto en la calidad de vida de ciudadanos y ciudadanas del mundo.

Usted puede simpatizar o no con el ex Presidente Obama. Muchas de sus decisiones fueron temas de profundo debate sobre su aporte a los derechos humanos, la democracia y el bien común. Pero existe un hecho incuestionable por el cual será recordado y su legado impactará en las generaciones que están por venir: su trabajo encaminado a dejar un mundo mucho más sostenible y medioambientalmente viable.

Y los hechos hablan por la gestión de un ex Presidente que aseguró en diferentes foros que las energías renovables son altamente rentables y generan un beneficio a la economía y la calidad de vida de las personas. Algunos hechos compartidos por el ex gobernante son los siguientes:

· Aseguró que la industria de la energía solar creó en 2015 empleos a un ritmo diez veces mayor que el del resto de la economía norteamericana.

· La promesa de llevar 1 GW de potencia instalada de energía solar fotovoltaica a los hogares más pobres de EEUU hasta 2020.

· Aprobó un aumento de 1.000 millones de dólares en un programa de préstamos para proyectos de distribución de energía que usen “tecnología innovadora” como paneles solares.

· Apoyó el plan de la Administración Federal de la Vivienda (FHA, por sus siglas en inglés) que concede préstamos de hasta 25 mil dólares para mejoras energéticas en los hogares.

· Apoyó el financiamiento gubernamental para que una empresa construya paneles solares que aportarán 7 gigavatios lo que equivale a la electricidad generada por entre tres y cuatro plantas térmicas a base de carbón.

· Multiplicó la instalación de energía solar por 16 en cinco años.

· Estados Unidos utiliza ahora 20 veces más energía solar que cuando Obama asumió la presidencia en 2008.

· Lanzó el “Plan de Energía Limpia”, que plantea que EE.UU reduzca para 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las centrales termoeléctricas respecto a los niveles de 2005.

Todo el camino recorrido por Obama no fue fácil y en su trayecto se le presentó una permanente oposición a sus planteamientos que encontraron eco en el Congreso norteamericano y en sectores de la justicia que pusieron objeciones a la viabilidad del plan de energía limpia. Las razones fueron las de siempre: una supuesta lesión de un interés económico de un sector que siempre ha visto los temas medioambientales a un corto plazo.

La imagen de Obama se reforzó como un líder medioambiental preocupado y que reconocía la magnitud del desafío que tenemos como planeta y el rol al que está llamado a jugar Estados Unidos en este esfuerzo por combatir el cambio climático. Una de las regiones comerciales más pujantes del mundo (Canadá, Estados Unidos y México) hizo una gran alianza y un compromiso de producir el 50 % de su energía eléctrica a través de fuentes limpias, todo bajo el liderazgo de Obama.

La reflexión para nosotros como Países emergentes y que estamos dando nuestro primeros pasos en materia de energías renovables, es seguir apoyando desde todos los sectores, informando a la población y concientizando sobre la importancia que desde el Gobierno, el sector empresarial y la sociedad civil, apoyemos toda iniciativa que vaya encaminada a dejar en manos de nuestro hijos un futuro más sostenible y un medioambiente sano donde podamos construir la República Dominicana que todos soñamos.

Carlos Grullón Mejía

Publicidad