¡No fuñan tanto ombe!



Parece cansón, pero en contra de mi voluntad tengo que volver a escribir sobre la hípica, porque no me gusta lo que estoy viendo: el mes pasado los jinetes hicieron un paro, en protesta porque no les pagaban… Ya había público en el hipódromo y muchos habían sellado sus “pooles”, por lo que esa medida de fuerza estuvo mal y le hizo daño a la actividad… Pero, y aquí está el bendito pero, ¿les debían? Sí, les debían… ¿Tienen ellos otra cosa de qué vivir? No, no la tienen y hasta las gallinas se defienden cuando las agreden… Más todavía, el Presidente de la República nombró una comisión para que resolviera la crisis y la resolvió… Pero ahora se han destapado con una resolución que como castigo a su rebeldía suspende “a todos los jinetes” que iban a montar ese día y no lo hicieron… Y yo pregunto: ¿y quién sanciona a los que provocaron la huelga, porque les debían y no les pagaban?… ¡Más bueno que es así. Piedras para los más chiquitos!… Pero otra pregunta tonta: ¿es momento de buscar más conflictos en la hípica? Otra: ¿no creen que es tiempo  para armonizar y echar hacia adelante una actividad que apasiona y de la que viven miles de familias?… ¡Borrón y cuenta nueva señores! ¡No fuñan tanto!

Publicidad

Publicidad