Martes, 11 de diciembre, 2018 | 5:33 pm

No es cierto



Una buena noticia ha salido publicada recientemente en el periódico dominicano Diario Libre. Se anuncia el lanzamiento de la política dominicana de cambio climático y se deja saber que la Republica Dominicana acaba de implementar el llamado impuesto al carbono.

Dos noticias que me llenan de satisfacción como ambientalista apasionado que soy y como dominicano orgulloso de los avances de mi país.

Sin embargo, me veo en la necesidad de hacer algunas precisiones en cuanto a la nota de prensa. Según lo publicado en el medio, señalo textualmente que:

El vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio, Omar Ramírez Tejada, informó ayer que el gobierno dominicano fue el primero que le puso un impuesto al carbono”. Cuánto quisiera que esta premisa fuera cierta, para presumir mi país con los expertos con los cuales mantengo encuentros regularmente, pero en un país que se rija por el nuevo paradigma de gobierno abierto, las informaciones a los ciudadanos deben ser veraces y confiables: Principio de transparencia.

En las investigaciones que realizo sobre cambio climático, las cuales salen publicadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con sede en Washington, D.C., destaco las buenas prácticas empleadas por los países de Latinoamérica en materia de desarrollo sostenible y cambio climático.

Precisamente, hace varios meses publiqué en uno de los blogs del BID un artículo titulado “5 países latinoamericanos que enfrentan el cambio climático”.

En este artículo citaba a Chile, Costa Rica y México entre los países que aplican el impuesto sobre el carbono. Dicho artículo ha tenido gran repercusión y ha sido publicado por importantes periódicos de la región, como el periódico El Universal, el diario más grande de un país pionero y puntero en estos temas como es México. Dicho sea de paso, México sí es el primer país en crear una Ley de Cambio Climático en 2012.

De todos modos, es una gran alegría enterarnos de los pasos que viene dando la República Dominicana en esta materia. Imaginamos que quizás el señor Ramírez Tejada se refería al primer país del Caribe o al primer país de los dos que ocupan la isla Hispaniola. ¡Total, cualquier persona se equivoca!

El problema de esta precisión es que para 2009, en Europa, ya Suecia, Suiza, Finlandia y Noruega aplicaban este impuesto, teniéndolo Dinamarca desde 1992. En 2009, en Norteamérica ya la Columbia Británica (Canadá) lo cobraba, mientras que según el Banco Mundial, México actualmente capta mil millones de dólares al año por este gravamen.

En Centroamérica tenemos el ejemplo de Guatemala. En Sudamérica, Chile anunció su primer impuesto al carbono en 2014.

Pero surge la duda: ¿qué es el impuesto al carbono? Es una modalidad de impuesto a la contaminación.

Se implementa una tarifa de generación, distribución y uso de combustibles fósiles de acuerdo a la cantidad de carbono emitido por cierta combustión. El gobierno fija un precio por tonelada de carbono… Mejor aquí dejamos la explicación, porque ya RD tiene una de las gasolinas más caras del mundo.

*Por Geovanny Vicente Romero

Publicidad