Madre del ingenio

luis-84


Dicen que la necesidad es la madre del ingenio. Así lo saben miles de dominicanos que cada día tienen que inventarse mil maneras de buscarse el sustento diario.

No llegan a la categoría de “emprendedores” porque suelen quedarse en la inmediatez, la improvisación o el “buscavidismo”.

En esos aprestos, muchas veces violentan normas municipales y hasta alguna que otra ley. Su justificación, con frecuencia, arranca con enarbolar su condición de “padre de familia”.

Algún sector que empezó así llegó a ganarse el mote hasta de “dueños del país”.

Pero hay otros cuyo ingenio para “buscársela” es a alta escala. No son desalojados ni se ganan motes públicos, pues son de la alta “alcurnia”, salen en las revistas sociales, tienen puertas abiertas en los despachos oficiales.

El Gobierno, que tiene necesidad de dinero y no quiere hacer una reforma fiscal, también ha despertado su ingenio y ha decidido buscar chelitos donde los pequeños, y miles de millones con los grandes.

Ahora solo basta esperar que los legisladores hayan aprendido la lección y recuerden que el “hombre del maletín” ya no anda en secreto, porque los reflectores están encendidos.

Publicidad
Publicidad