Martes, 19 de junio, 2018 | 2:27 pm

JCE botando dinero público



El actual Pleno de la Junta Central Electoral (JCE) ha decido dar a conocer, a través de un espacio pagado, que los equipos que fueron comprados por el anterior Pleno Electoral para ser utilizados en las elecciones generales del año 2016, no serán utilizados para las elecciones del año 2020 porque, según el nuevo Pleno, “tuvieron un desempeño inconsistente y poco fiable en el universo de los colegios electorales”, añadiendo que para poder reutilizar esos equipos “precisarían, necesariamente, de modificaciones importantes: integrarles a todos baterías nuevas con mayor capacidad de duración y, por otra parte, instalarles a cada uno un nuevo software que permita su uso”.

Yo estoy segura que si los escáneres los hubiera comprado el nuevo pleno de la JCE, ellos estuvieran defendiendo su calidad y operatividad, y además estuvieran tratando de crear las condiciones para su uso, pero como fue la gestión anterior que, con el apoyo de todos los partidos políticos, adquirió esos equipos, y como en el Estado nada tiene continuidad, y además cada nuevo incumbente tiene por tarea fundamental detractar la gestión del incumbente anterior, el nuevo Pleno electoral ha decidido, con el apoyo de los mismos partidos políticos que avalaron esas compras, arrumbar los escáneres en un rincón, porque al final ese dinero no salió del bolsillo de los que hoy dirigen la JCE, ni salió del bolsillo de los dirigentes políticos que apoyan tan absurda decisión, sino que ese dinero es del Estado y muchos políticos entienden que el dinero del Estado es para gastarlo en compras y recompras de equipos.

¿O es que acaso 30 millones de dólares invertidos en los escáneres no les importan a los políticos dominicanos, ni tampoco a los nuevos miembros del Pleno de la JCE? ¿Por qué los honorables miembros de la JCE, en vez de satanizar los escáneres, y arrinconarlos, mejor no ordenan una investigación a fondo para que el personal de la dirección de elecciones, los supervisores de educación electoral, los secretarios de las juntas electorales y los técnicos designados como operadores les digan con exactitud qué pasó el sábado 14 de mayo, a partir de las 4 de la tarde, con una gran parte de los técnicos que ya estaban seleccionados y entrenados para trabajar en los escáneres?

Porque está claro que los escáneres no podían trabajar bien si quienes los estaban tratando de utilizar los estaban manipulando por primera vez, y ni siquiera habían visto el manual operativo, y mucho menos habían leído dicho manual, cuando hasta para manipular un teléfono celular primero se debe leer y entender el manual operativo.

Por qué no decirle a este país toda la verdad sobre esa crisis de renuncias ocurridas de manera extraña, y simultánea, apenas horas antes de iniciar el proceso electoral, porque el equipo técnico de la Dirección de Elecciones sabe muy bien lo que pasó a última hora, y corresponde a ellos orientar a las nuevas autoridades, y al país, porque después de trabajar durante meses en el reclutamiento y entrenamiento de estas personas, a nivel nacional, fue de muy mal gusto encontrarnos con que a media noche del 14 de mayo la noticia que recibíamos en cada llamada a las Juntas Electorales era que cientos de técnicos operadores de escáneres estaban renunciado a su compromiso, faltando tan sólo pocas horas para el inicio del proceso electoral, y eso a nadie le ha importado, ni le ha llamado a la atención, ni aparece publicado en el espacio pagado publicado por la JCE.

Como nadie se ha tomado la molestia de profundizar sobre ese espinoso tema, se deja abierta la puerta para que la gente curiosa pudiera pensar que lo de la renuncia de los técnicos a última hora no fue verdad, o que alguien intervino para que renunciaran a última hora y se creara un caos electoral, pero como quienes estuvimos ahí sabemos que las renuncias de los técnicos fueron una realidad que generó una crisis interna, la pregunta a formular es ¿quiénes tuvieron que ver con la renuncia colectiva, y a última hora, de los técnicos entrenados para el uso de los escáneres?, y ¿por qué ahora en lugar de buscar las verdaderas causas, se quiere descargar todas las culpas sobre escáneres mudos?

Lo que queda claro es que como el dinero gastado en los escáneres es dinero del Estado, que no le duele a los miembros del nuevo Pleno de la JCE, y como es mejor opción culpar a los escáneres de mal funcionamiento que identificar a quienes motivaron ese mal funcionamiento por inducir renuncias colectivas de operadores de los escáneres, para tener que poner como operadores a personas no entrenadas, dentro de algún tiempo veremos convocar a licitación para gastar millones de dólares en equipos y en softwares, porque al final hay mil formas de justificar lo que volveremos a gastar en el próximo proceso electoral, porque el objetivo no es eficientizar el proceso electoral, sino gastar y gastar el dinero del Estado dominicano en comprar, comprar y comprar.

glenis-feliz

Publicidad