Lunes, 12 de noviembre, 2018 | 11:29 pm

Ivelisse Prats : “Políticos carecen de sensibilidad”

No puede decir que es perredeísta, pero se considera peñagomista

Entrevista a Ivelisse  Prats  Ramírez  de Pérez


Santo Domingo.-“Mi virginidad en política partidaria la perdí el 26 de julio de 1961 cuando me uní al Partido Revolucionario Dominicano 21 días después de que llegara al país una comitiva de ese organismo, fundado en 1939 en el exilio, por eso me duele la situación crítica del PRD hoy”.

Así se confiesa Ivelisse Prats de Pérez, quien con 83 años considera que en su vida solo ha cometido “heroicidades domésticas”, como levantar a cinco hijos sola y sin empleo, llegar a un PRD lleno de tiburones y ser la primera mujer de América Latina y del país en ser electa presidenta de un partido político.

Aunque nació en plena era del gobierno de Rafael Leónidas Trujillo, Ivelisse Prats creció en una casa donde se reunían los opositores al régimen y “se hablaba con la verdad”, aprendiendo a temprana edad los pro y contra de la tiranía y sobre teoría política.

Luego pasó a hacer militancia social en el PRD, antes de ser miembro, por lo que deplora que hoy existan dirigentes perredeístas que no hayan luchado ninguna batalla ni participado en una lucha o queja que les ayude a tener la “sensibilidad social que requiere un político”.

“Hay dirigentes que no me mueven, porque el PRD fue un partido grande, y digo fue expresamente, porque vino de abajo hacia arriba”, aseguró.

Dijo que la crisis que mantiene divididos a los miembros del PRD se debe al inicio de los grupismos y la disminución de una ideología que, pese a los años, aún no estaba asentada en los perredeístas. “José Francisco Peña Gómez cometió un error, confundiendo el grupismo, propio de una sociedad primitiva, con las tendencias de sociedades más avanzadas”, explicó.

Recuerda que los grupos surgieron alrededor de una persona, desconociendo los principios ideológicos; situación que degeneró en la crisis actual que mantiene dividido al PRD.

Dijo que desde 1979, año en que participó en la corriente interna que encabezaba Jacobo Majluta, se mantiene fuera de grupos.

Cambio de ideología

Explicó que en el antiguo PRD se hablaba de llegar al poder para quitar un régimen y siempre se peleaba hacia afuera, porque no había traidores. “La ideología ya no es un dogma, es una bandera, pero tiene que flotar de acuerdo al viento”, dijo.

Por eso espera que el Partido Revolucionario Moderno (PRM) surja con un planteamiento teórico que incluya la práctica ideológica en políticas públicas, para que no caiga en la misma “trampa personalista, individualizada del PRD”, evitando así los errores que hicieron daño a su democracia interna.

“Yo no puedo decir ahora que soy perredeísta, pero soy peñagomista y socialista democrática. Más que en la política, yo he encontrado la fuerza para seguir adelante en el contacto con los jóvenes con los que trabajo en el Instituto Peña Gómez”, afirmó Prats.

Desencanto político

Manifestó que en su activar político ha recibido mucho desencanto y, aunque ha dedicado su vida a ello, tiene heridas profundas que le hicieron desde el seno del PRD a traición.

Reveló que se cuestiona si su generación hace bien en su apego a mantenerse vigente en el trajinar político y se pregunta en qué momento, ya fuera de la tiranía trujillista no supieron demostrar que la honestidad rinde y que la corrupción no es un principio cónsono con la democracia.

Cree que, en su caso, sigue siendo necesaria para su familia y la educación del país, pero la situación de deterioro en la sociedad dominicana le hizo perder la fe en que sería posible restablecerla; parece que ha cambiado al enseñar a jóvenes con voluntad de aprender, aunque, asegura, con una mala escuela detrás.