Lunes, 25 de junio, 2018 | 8:29 am

Extesorero del Partido de los Trabajadores se entrega a autoridades brasileñas

Delubio Soares.
Delubio Soares.


Sao Paulo.- El extesorero del Partido de los Trabajadores (PT) Delúbio Soares, condenado por blanqueo de dinero en el marco de la operación Lava Jato, se entregó hoy a la policía brasileña después del decreto de prisión expedido la víspera por el juez Sergio Moro.

Soares se presentó en la Policía Federal de Sao Paulo para empezar a cumplir una pena de 6 años de prisión, después de que un tribunal en segunda instancia rechazara los recursos que su defensa había presentado ante dicha corte.

Soares, tesorero del PT entre 2000 y 2005, fue acusado de solicitar un préstamo “fraudulento” de 12 millones de reales (unos 3,28 millones de dólares), concedido por el banco Schahin para el pago de deudas del PT, formación fundada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, también en prisión por corrupción.

El préstamo solicitado por Soares fue recibido por Jose Carlos Bulmai, un empresario del sector agropecuario vinculado a Lula.

El banco habría obtenido como “contrapartida” un contrato de la estatal Petrobras, centro del escándalo de corrupción destapado por la Lava Jato, por valor de 1.600 millones de dólares para la operación de un navío-sonda de la petrolera.

Según las investigaciones, una parte del dinero del préstamo concedido por el banco Schahin fue entregado por el PT al empresario Ronan Maria Pinto, dueño del periódico Diario Grande ABC y quien también fue condenado por el juez Sergio Moro en la misma causa.

El Ministerio Público Federal levantó la hipótesis de que el dinero recibido por Ronan Maria Pinto fuera fruto de una extorsión realizada por el empresario al PT, aunque en los autos del juez no aparece la motivación de la entrega del dinero.

Desde hace años se asegura en fuentes políticas y judiciales que Pinto, cuya antigua empresa de transporte operaba en Santo André, guarda secretos sobre la muerte del alcalde de esa ciudad Celso Daniel, asesinado en 2002, y hay quien sostiene que en su época llegó a chantajear a altos dirigentes del PT con esa información.

El extesorero del PT, quien deberá cumplir la pena en Curitiba, ya había sido condenado a siete años de prisión por un escándalo de sobornos parlamentarios ocurrido durante el primer mandato de Lula, preso desde el pasado mes de abril por corrupción y lavado de dinero.