Martes, 14 de agosto, 2018 | 8:27 pm

Entidades ayudan a reducir mal que hoy tiene otras modalidades

Apoyo. Las transferencias monetarias condicionadas a hogares del Programa Progresando impactan a 803 mil familias. Incentivo. Asegurar asistencia escolar.

Muchachos y Muchachas con Don Bosco surgió en 1985 y desde entonces  ha contribuido a insertar a los menores en  tareas sanas y productoras.  ARCHIVO
Muchachos y Muchachas con Don Bosco surgió en 1985 y desde entonces ha contribuido a insertar a los menores en tareas sanas y productoras. ARCHIVO


SANTO DOMINGO.-El Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora hoy, encuentra nuevas formas de explotación laboral de menores en el país, que van desde limpia parabrisas, cobradores de guaguas hasta mensajeros “mulas” para el microtráfico en barrios del Gran Santo Domingo.

De acuerdo con Marlon Valentín Herrera, gerente ejecutivo del Proyecto Muchachos y Muchachas con Don Bosco, estos últimos corren el riesgo de caer en el consumo y tráfico de estupefacientes a temprana edad, además de exponerse a que los involucren en hechos delictivos.

La celebración, que este año tiene como lema “Un niño que trabaja pierde más que lo que gana: no al trabajo infantil”, también registra otros motivos que impulsan a los niños a integrarse a la búsqueda de recursos para mejorar su condición de vida, al margen de tener la oportunidad estudiar, sacrificando el tiempo de compartir con su familia y el disfrute de recreación.

“Estoy trabajando para comprar ropas y ayudar a mi madre que tiene nueve hijos”, respondió Albertico (nombre ficticio) en la avenida Abraham Lincoln, un niño de diez años que sale a escondidas de su casa en Los Praditos con la idea de aportar algo a su familia.

El pequeño, que apenas alcanza el quinto grado de primaria, narró que no conoce a su papá, y su mamá trabaja en un colmado, situación que aprovecha para vender llaveros a RD$50. Igual que él otros infantes, llegan allí desde Gualey, Espaillat y otros barrios.

Círculos de probreza

Andrea Cid Pascuali, oficial temporal para República Dominicana de Protección para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), señala que esa dinámica lo que hace es repetir el círculo de pobreza, lo que impide que los niños no terminen su escolarización.

Aquí el problema de la explotación involucra a 323 mil niños, igual a un 12.8 por ciento de la población infantil.
Cid Pascuali asegura que en Paraguay, su país de origen, alcanza el 22 por ciento.

Para prestarle atención a esa necesidad surgió en 1985 el proyecto “Muchachos y Muchachas con Don Bosco”, impulsado por el padre Linares, de la parroquia María Auxiliadora, en ese sector.

Planes de rescate

Según Marlon Valentín Herrera, gerente ejecutivo del proyecto, la idea era rescatar a los niños trabajadores de los barrios aledaños al Maria Auxiliadora, quienes cruzaban por la parroquia limpiando zapatos y vendiendo dulces, etc.

“Se decidió investigar su situación y la de la familia, insertarlos a la escuela y capacitar a las madres en costura y otros oficios, se les consiguieron créditos, ya que la mayoría eran familias monoparentales, y que así los menores dejaran de trabajar.

Hoy cuentan con 11 centros, entre esos, cuatro hogares, dirigidos a niñas y adolecentes en condiciones de abandono y pobreza extrema.

“En estos treinta y pico de años hemos atendido a más de 25 mil niños y niñas y sus familias, ya que son programas integrales”, dijo Marlon Valentín.

Creciendo

Otra iniciativa que surgió en 2013 con la idea de prevenir y eliminar el trabajo infantil fue el de “Transferencia condicionada” del Programa Progresando con Solidaridad que impulsa la Vicepresidencia.

Altagracia Suriel, directora del mismo, explicó que incorporaron a los hogares al plan, en coordinación con la Organización Internacional del Trabajo.

“Con el bono de Incentivo a la Educación Escolar estamos beneficiando a 238,714 familias, enfocado al nivel básico, probablemente esos niños si no tuvieran ese apoyo estarían en trabajo”, externó Suriel.

Otra iniciativa es el Bono Progreso en coordinación con el Ministerio de Educación para el nivel Medio, un incentivo para que adolescentes cumplan por lo menos con el 80 por ciento de la asistencia en la escuela.
El promedio recibido por familias en bonos son unos RD$500.

Otros aspectos relativos a situación

—1— Conmemoración
Fue lanzada por la Organización Internacional del Trabajo en 2002 para concienciar sobre la magnitud de este problema.
—2— Recursos
Muchachos y Muchachos con Don Bosco cuenta con una subvención de RD$40 millones y requiere de 60.
—3— Alcances
El Programa Progresando cuenta con 44 centros que capacitan a madres pobres para apoyar a menores.
—4— Nuevo drama
Al fenómeno se añade la proliferación de niños haitianos que corren igual suerte.