Martes, 11 de diciembre, 2018 | 3:41 am

El mejor eres tú



Uno de los trabajos de verano que tuve siendo adolescente fue pegar carteles promocionales en comercios. Recuerdo que una vez que me los entregaban los organizaba por temas y tamaños, después hacía un esquema de la ruta para abarcar el mayor territorio posible en el horario de trabajo.

Llegaba al comercio, saludaba con una sonrisa, buscaba a quien me mantenía la mirada y le pedía permiso muy cortésmente. Siempre me dijeron que sí.

Después analizaba la vitrina, admiraba a quien antes que yo había colocado su cartel en un sitio estratégico, buscaba la mejor opción para el mío, lo colocaba con cuidado, confirmaba que estuviera derecho y me despedía educadamente deseando un gran día a los presentes.

Días después volvía a recorrer la ruta y arreglaba los carteles que estuvieran dañados, antes de que el supervisor pudiera llamarme la atención.

Mi trabajo ideal nunca fue el de pegar carteles, mi sueño no pasaba por caminar tanto lloviera o nevara, pero en ese momento era lo que la vida me regalaba y debía dar lo mejor de mí, ser la mejor pegadora de carteles de la ciudad.

Y es algo que he aplicado en cada faceta de mi vida y lo aprendí de mi familia: todo aquello que hagas hazlo con ganas de superación, de aprender y de dar lo mejor de ti porque eso es lo que te va a formar como persona y va a definir tus pasos.

¿Qué lo que hoy haces no es lo que deseas? Tienes dos opciones, pasarte el día quejándote de lo horrible que es tu trabajo o destinar todo tu talento, energía e inteligencia a dar lo mejor de ti. Y no buscando el reconocimiento de los demás, sino el tuyo propio. Eres capaz de ser el mejor, siempre. Tú decides.

Publicidad