De moda






Parece como que los hechos noticiosos ocurren igual como la moda. Es decir, se suceden como una epidemia. Los asaltos y los atracos toman un auge, pero de buenas a primeras hay una disminución de los casos.

Entonces llaman la atención los feminicidios, y luego entonces el sicariato.

La semana pasada la sociedad fue consternada por la muerte de varias jovencitas, entre ellas Emely Peguero, a manos de relacionados.

Otras mujeres fueron reportadas también como desaparecidas, aunque dos de ellas fueron encontradas por la Policía “salva y sana”.

¿Sicariato?

Ni bien el país se repone de la muerte de varias mujeres en circunstancias lamentables, ahora viene que un comerciante es atacado en el sector El Encantador, en el municipio Santo Domingo Este, a manos de tres hombres que viajaban en una motocicleta, resultaron dos militares heridos que son hijos del occiso.

Uno de los delincuentes resultó gravemente herido y posteriormente falleció.

La novedad es que parece que los sucesos se producen como parte de sustituir a otros de la palestra colectiva. Lo novedoso es que la actual jefatura de la Policía pondrán a “correr” a los delincuentes.

Publicidad
Publicidad