Autores y cómplices






Las figuras de autores y cómplices siempre salen a relucir cuando se develan actos delictivos y procesos de crisis de alto nivel.

Hay autores y cómplices, por ejemplo, en la falta de solución al problema de hacinamiento que exhiben importantes recintos carcelarios del país.

De igual forma, hay autores y cómplices en la falta de control y estricto seguimiento que corresponde a instituciones del Estado en los casos de criminales reconocidos que han sido repatriados de Estados Unidos, incluyendo importantes narcotraficantes.

También participan autores y cómplices en las trabas y múltiples impedimentos para rescindir importantes y onerosos contratos millonarios firmados con empresas transnacionales. Muchos con procesos legales abiertos en Estados Unidos y otros países de la región.

El caso más reciente apunta a la empresa constructora brasileña Odebrecht.

Hay armas largas, municiones y pertrechos militares, fruto del contrabando, y otras sin procedencia revelada, involucrados en atracos, ataques y asaltos a personas y entidades bancarias.

Podemos hablar de un conjunto de autores y cómplices cuyos nombres no salen a relucir.

Se haría, indudablemente, un gran servicio al plan de la seguridad ciudadana si contáramos con menos autores y cómplices en estas áreas de crisis.

Igual avanzaríamos si en cada caso los culpables y cómplices pagaran las consecuencias.

Publicidad
Publicidad