Martes, 19 de febrero, 2019 | 10:03 pm

 El ruido es el mayor enemigo del corazón

http://eldia.com.do/image/article/41/460x390/0/DE010493-FFCA-424F-B35B-D05B4BE783BC.jpeg


Santo Domingo.-Cada segundo, minuto u hora que un avión despega o aterriza los residentes de las zonas cercanas al aeropuerto  exponen su salud por culpa de la contaminación acústica y ambiental.

Sin embargo, los habitantes de estas zonas no son los únicos afectados por el ruido, pues las personas que viven cerca de colmadones y centros nocturnos se agregan a esta lista.

A la irritabilidad, el insomnio, el cansancio o el aumento de la presión sanguínea se suma ahora un nuevo riesgo asociado al ruido que acaban desvelar científicos suizos: las patologías cardiacas.

Esta varias investigaciones  se está certificando que los empleados con ruido persistente en sus trabajos tienen entre dos y tres veces más riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca grave en comparación con los que gozan de ambientes laborales silenciosos.

En los registros

Investigadores suizos han descubierto que  tanto el nivel como la duración del ruido elevaban por sí solos el riesgo de sufrir un ataque cardiaco mortal.

De acuerdo al psiquiatra José Miguel Gómez, que consulta en el Centro Médico Gazcue, el ruido también es asociado a desórdenes nerviosos, pues además de alterar físicamente al organismo  incide de manera negativa en los nervios, aumentando el mal humor y reduciendo los niveles de paciencia de las personas.

  “Siempre se ha especulado  con la posibilidad de que la contaminación acústica fuerte, soportada días tras día, `puede ser un factor de estrés externo considerable como otros conocidos, por lo que eleva las posibilidades de sufrir del corazón”, explica Gómez, quien se postula a presidente de la Asociación Dominicana de Psiquiatría.

Asegura que la exposición a niveles elevados de ruido en el trabajo o en el hogar es un importante problema de salud  y merece una atención especial.

Científicos, expertos y numerosos organismos oficiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la  Comunidad Económica Europea (CEE) y  el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), etc., han declarado de forma unánime que el ruido tiene efectos muy perjudiciales para la salud.

“Vivir por largo tiempo sometido a niveles muy altos de ruido puede desencadenar diferentes patologías y desórdenes”, agrega Gómez. Estos perjuicios varían desde trastornos puramente fisiológicos, como la pérdida progresiva de audición y ahora los problemas cardiacos, hasta los psicológicos, al producir una irritación y un cansancio que causan disfunciones en la vida cotidiana, tanto en el rendimiento laboral como en  relaciones personales.

Otros problemas

El ruido puede afectar adversamente a la lectura, la atención, la resolución de problemas y la memoria, a lo que se le suma que los fallos en el desempeño de la actividad laboral pueden producir accidentes, pero la principal consecuencia social es el deterioro de la audición.