Martes, 19 de febrero, 2019 | 12:01 am

Cuidado con eso



Un grupo de productores agropecuarios de los municipios de Moca y Licey anunciaron públicamente su pretensión de crear “patrullas” para protegerse de la delincuencia.

El anuncio de esta pretensión lo hacen horas después de que fuera asesinado en Licey un hermano del arzobispo de Santiago para robarle una motocicleta.

El dolor y la indignación causados por ese suceso pudieron ser detonantes para que esos productores se motivaran a contemplar una iniciativa que pudiera resultar tan peligrosa o más que el problema que buscan enfrentar.

Tomar la justicia por sus propias manos o evocar el principio de la venganza privada constituye también un acto criminal que lleva tanto o más problemas que las causas que lo motivan.

Iniciativas como esas son las que han parido grupos como los paramilitares de Colombia, que terminaron convirtiéndose en tan perversos como aquellos a los que combatían.

Los productores de Moca y Licey al Medio son gente trabajadora y de paz que han reaccionado ante el avance de la criminalidad, fenómeno que afecta a la sociedad en su conjunto.

Desestimen esa idea, pero a su vez las autoridades deben acudir en auxilio de ellos para que la criminalidad no desborde la capacidad de aguante de esos buenos ciudadanos.