Domingo, 19 de agosto, 2018 | 3:53 pm

Un día con historia



En una publicación reciente escribí sobre el origen del Día de las Madres en diferentes partes del mundo. Hoy quiero compartir algunos fragmentos de un reportaje publicado en el periódico Hoy sobre la historia de este día en la República Dominicana y lo dedico a los fanáticos que afirman que ese es un día comercial.

“Quedó establecido por ley… con número 370, de 1926. Declaraba que el homenaje a las madres debía celebrarse el último domingo del mes de mayo, como todavía sucede… y para ello se organizaron actos públicos y escolares, veladas, visitas colectivas al cementerio y se publicaron opúsculos motivando las razones del homenaje”.

La maestra Ercilia Pepín, quien fue propulsora de la celebración, hizo una “Invocación en el día de las madres”, en 1926. Según relata el articulo, “definió la celebración como una tendencia a la humanización de la existencia del pueblo dominicano y les cantó a las madres exaltando su amor, patriotismo, bondad, gratitud y desprendimiento.

Las consideró guías de las generaciones, en las que el sufrimiento del doloroso devenir del pueblo dominicano encarnó el sentimiento de la dominicanidad, para que los hijos agradecidos aprendieran a construir la patria”.
Para Ercilia, las madres “eran el símbolo que debía ser permanentemente reverenciado… debía rendirse culto a la madre viva y a la madre muerta, a la propia y a la ajena”.

“Aquellas fiestas… no incluían derroche de dinero, ni regalos costosos: era más apreciado regalar flores, abrazos, besos, canciones y declamaciones. Preparar exquisitos banquetes, bebidas naturales.

Pasarse el día acompañando a las ancianas. Se reunían expresamente para celebrar en familia.

Hasta quienes no tenían madre, por no haberla conocido, se entregaban a las fiestas que se hicieron nacional”.
Usted juzgue sin son o no comerciales.

Publicidad