Martes, 11 de diciembre, 2018 | 3:33 am

Un amplio equipo se convierte en la nodriza manatí “Lupe” en Acuario

Comportamiento. Son animales dóciles y amigables, por lo que son fáciles de capturar, y la razón de su depredación. Estructura. Son de sangre caliente, piel gruesa de dos pulgadas y hervíboros

info-manati


SANTO DOMINGO.-La manatí juvenil antillanus “Lupe” (Trichechus manatus manatus), rescatada el martes de unos manglares del estuario de la Bahía de Luperón, Puerto Plata, se encuentra estable y bajo supervisión continua de ocho veterinarios y dos biólogos del Acuario Nacional.

El mamífero marino estaba atascado y deshidratado cuando Pedro Rodríguez, un habitante del lugar, dio la voz de alerta a la referida institución, que junto a veterinarios y biólogos del Ministerio de Medio Ambiente salieron de inmediato en su búsqueda y procedieron a darle el tratamiento de rigor.

La especie nativa de la región del Caribe fue sometida enseguida a una serie de análisis para determinar su condición de salud y establecer la estrategia de rehabilitación, basada en su estado sanitario, de nutrición y clínica.

Tiene probabilidad de vida de más de un 50 por ciento.

Tiene probabilidad de vida de más de un 50 por ciento.

A partir de que se obtuvieron las informaciones del mamífero que se encuentra en Peligro Crítico de Extinción en la Lista Roja de Especies Amenazadas (UICN en inglés), se determinó el equipo que ha de acompañarlo en el proceso de recuperación.

Nombre

De acuerdo con el veterinario de la clínica del Acuario, Francisco de la Rosa, los residentes de Luperón pidieron le dieran el nombre del poblado, pero al verificar que era hembra decidieron nombrarla por “Lupe”, que es el femenino más cercano.

“Los análisis hablan de un nivel de deshidratación y desequibrio hidroelectrólico importante. Vamos a trabajar haciendo que los nutrientes les lleguen por una u otra vía”, informó el veterinario De la Rosa.

Manifestó que el animal, decidirá sí lo siguen alimentando con biberón o por sí solo. Dijo que succiona y tiene reflejo oral, condición que es favorable, de lo contrario, y mientras tanto, le ayudan a alimentarse.

“Es un animal joven, que no ha destetado por completo, lo que compromete al Acuario a garantizar su vida, aunque no saben cual sería el desenlace final, sí asegura que no será por falta de esfuerzo y voluntad que este desaparecería.

Equipo “nodriza”

Una batería de biólogos y veterinarios, junto al personal del Acuario, cuida de la manatí “Lupe”, que se presume deambulaba tras perder a su familia.

“En el mar no hay farmacias ni supermercados, si lo dejamos sin suplirle los nutrientes que requiere sencillamente podría morir.

Somos sus nodrizas, vamos a actuar como su madre”, comentó De la Rosa. tras adelantar que lo tendrán allí hasta que se estabilice. “Lupe” está bajo cámara de vigilancia 24 horas los siete días de la semana, y se le creó un ambiente marino similar a su hábitat natural. A su llegada se encontraba con 64 kilogramos, equivalentes a unas 140 libras, y un metro de largo. Se cree que podría ser liberado en corto tiempo.

Diez millones

Según Juana Calderón, directora del Acuario, se le está suministrando lo necesario para su recuperación. “Creemos que este, al igual que ‘Juanita’ y ‘Pepe’, otros especímenes de un total de seis que hemos rescatado, se recuperará rápidito, porque no está herido ni presenta signos de violencia”, precisó.

Remembró que allí han albergado, además, a “Tamauris” y “Tamara”, y otro que corrió igual suerte de morir por el mal estado en que llegó.

Cuenta Calderón que el mantenimiento de “Pepe” y “Juanita” durante cinco cinco años ha implicado un gasto de RD$10 millones, en vista de que les piden leche al extranjero y cada tres horas consumen entre 25 y 30 libras de frutas y vegetales, al margen de su estadía.
Rescate

“Cuando nos dieron la noticia, el martes a las 10:00 de la mañana, activamos el equipo, coordinamos con el Ministerio de Medio Ambiente, se montó la logística y a las 12:30 salió el personal en busca del animal”, explicó la encargada del Departamento de Conservación, bióloga Danna de Óleo.

Fue así como les dieron instrucciones de cómo contener el animal en el lugar hasta que Francisco de la Rosa, junto a los biólogos William Vásquez, Daniel Veras y Máximo Then salieron en su búsqueda, y lo trasladaron al Acuario envuelto en mantas de gomaespuma y toallas, luego de alimentarlo con leche donada por Ocean Word.

Mientras venían de camino, se dio instrucciones para que le prepararan su pileta de agua dulce, leche, suero, pasto marino y frutas para su dieta. Le hicieron análisis de química sanguínea y toda la logística, al tiempo de crearle un ambiente marino para que proceda a comer y mejorar su condición.

—1— Importancia
S irven de control en el ecosistema marino, ya que se alimentan de hierba, contribuyendo a la limpieza de corales.
—2— Desaparición
Obedece a la caza por parte de depredadores y por motivos de contaminación.
—3— Prohibición
Por su status no se permite tenerlos en cautiverio. Una vez rehabilitado será llevado a su hábitat natural.