¿Sabes identificar la arritmia? pueden dejar graves secuelas

Son desórdenes de la actividad eléctrica del corazón que conducen a una pérdida ritmo normal

Las arritmias son más comunes de lo que parece y afectan a personas de cualquier edad.
Las arritmias son más comunes de lo que parece y afectan a personas de cualquier edad.


Las arritmias cardíacas son desórdenes de la actividad eléctrica del corazón que conducen a una pérdida del ritmo normal.

El término arritmia implica no sólo una alteración del ritmo cardíaco, sino también cualquier cambio de lugar en la iniciación o secuencia de la actividad eléctrica del corazón que se aparte de lo normal.

De acuerdo con la doctora Elaine Núñez Ayala, Cardiológa-electrofisióloga en los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat) las arritmias pueden ser rápidas (taquicardias) o lentas (bradicardias).

“Estas se presentan de forma intermitente u ocasionales, así como de forma crónica o permanente. Por su origen pueden ser supraventriculares (originadas en las aurículas) o ventriculares (originadas en los ventrículos)”, explica Núñez Ayala.

Las arritmias pueden ocasionar síntomas muy variados, aclara la doctora, quien asegura que sentir palpitaciones son las más comunes.

La galena dijo que otros síntomas son sentir ahogo en reposo o con el esfuerzo, dolor de pecho, mareos, pérdida del conocimiento y ansiedad condicionando, en muchos casos, deterioro de la calidad de vida en la quien la padece.

“Las arritmias son más comunes de lo que parece y afectan a personas de cualquier edad, con un incremento de su incidencia proporcional al aumento de los años”, expresa Núñez Ayala, quien dice que esta representa la causa más frecuente de consulta cardiológica.

De esto y sus técnicas de tratamiento hablará la especialista en la XV Jornada Médico Científica Dr. Juan Manuel Taveras.

Las arritmias pueden ser banales, dejar graves secuelas neurológicas o incluso causar la muerte. En ocasiones, según la galena, no presentan síntomas y se manifiestan como muerte repentina o súbita en personas aparentemente jóvenes y saludables.

Las causas

En cuanto a las causas, la especialista dice que estas pueden tener múltiples factores que se asocian a la presencia de arritmias, principalmente las enfermedades del corazón, como infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca e hipertensión arterial.

“Existen enfermedades no cardíacas que pueden predisponer a las arritmias cardíacas como son diabetes mellitus, tabaquismo, alteraciones del tiroides, estrés, el consumo en exceso de bebidas alcohólicas o el café”, destaca.

La incidencia de las arritmias cardíacas depende de diferentes factores como la edad, sexo y antecedentes del paciente, así como la localización de las mismas dentro del corazón. La fibrilación auricular es la arritmia sostenida más frecuente en adultos.

La taquicardia ventricular es más frecuente en pacientes con antecedentes de cardiopatía isquémica. La taquicardia intranodal, según explica Núñez Ayala, afecta de manera predominante a mujeres.

El tratamiento

En los niños las arritmia más frecuente es la taquicardia paroxística supraventricular sea mediada por una vía accesoria o por reentrada intranodal. Afortunadamente, el tratamiento de las arritmias cardíacas ha evolucionado notablemente en los últimos años, como otras enfermedades, pueden tratarse con medicamentos, si son benignas o incipientes; pero muchas veces es necesario recurrir a procedimientos invasivos.

“Gracias al desarrollo de la Electrofisiología cardíaca, ciertas arritmias se solucionan mediante la ablación por radiofrecuencia. En otros casos, tanto de bradicardias como de taquicardias, se hace necesario el implante de un dispositivo regulador, como un marcapasos o un desfibrilador, éste último con capacidad para tratar taquicardias y prevenir la muerte súbita”, dice la doctora.

La ablación por radiofrecuencia, es un procedimiento realizado por un cardiólogo especializado o Electrofisiólogo, y es lo más avanzado para el tratamiento de ésta patología.

Consiste en realizar un análisis preciso del circuito eléctrico que origina la taquicardia mediante el estudio electrofisiológico, y posteriormente, según Núñez Ayala, aplicar corrientes eléctricas (energía de radiofrecuencia) eliminando las zonas responsables de la arritmia; permitiendo la curación definitiva del paciente, con éxito superior al 98% en algunos tipos de arritmias.

El estilo de vida influye

Una consideración relevante en el tratamiento de las arritmias, así como de cualquier enfermedad cardiovascular, destaca la especialista, es la modificación en el estilo de vida, ya que esto puede ayudar a mejorar o disminuir la ocurrencia de arritmias.

Algunos de estos cambios incluyen alimentarse sanamente, limitar o eliminar el consumo de café, hacer ejercicios de manera regular, no fumar.

“En Cedimat se tratan con excelentes resultados, las más variadas arritmias, como fibrilación auricular, flúter auricular, vías accesorias, taquicardias ventriculares y reentrada nodal”, concluye.

Publicidad
Publicidad