Represas que amortiguan sequías



 

Desde hace más de dos años, la República Dominicana ha estado padeciendo una larga y aguda sequía que ha puesto a mucha gente a pensar sobre la escasa preparación de nuestra nación para enfrentar una demanda de agua potable que es cada vez más creciente, y un suministro de agua que es cada vez más reducido, a lo cual se suman el gran desperdicio, la alta contaminación, y la poca a valoración que, tanto las autoridades como la población, le han dado siempre al recurso natural más importante que existe en nuestro planeta Tierra.

Cada día se hace más evidente que la nación dominicana debe aprender a manejarse con menos volúmenes de agua, tanto en los acueductos como en los canales de riego, y cada día se hace más evidente que para los gobernantes el suministro de agua a la población es un aspecto secundario, pues cada vez que hay que decidir entre invertir fondos públicos en obras de captación y almacenamiento de agua, como represas, o invertir en otra cosa, siempre se impone la inversión en otra cosa, y se confirma en el hecho que en los últimos 15 años sólo se han construido dos pequeñas represas, y con fines hidroeléctricos: Pinalito y Palomino, porque ninguna de esas dos represas aporta agua para acueductos ni para canales de riego.

Joaquín Balaguer fue un gobernante que siempre estuvo claro en su papel de jefe de Estado, y desde que llegó al poder en 1966 ordenó los estudios geológicos, geofísicos, geotécnicos e hidrológicospara las presas de Tavera y Valdesia, presas que han sido el gran soporte para los acueductos de Santiago y Santo Domingo, respectivamente, y el soporte para los canales de riego Ulises Francisco Espaillat, en Santiago, y Marcos A. Cabral y Nizao-Najayo, en Baní y San Cristóbal, presas que cada año aportan al país más dinero que la inversión total realizada por el gobierno para construirlas, lo que demuestra que cada peso que se invierte en cada represa tiene la más alta tasa interna de retorno de la inversión pública.

Durante mucho tiempo casi todos los proyectos de presas encaminados por Balaguer fueron acosados, repudiadosy combatidos por personas que asumieron un supuesto discurso ambiental contradictorio con la realidad ambiental y social, pues si algo debe exigir la comunidad ambiental, con vehemencia total, es que cada gota de agua de lluvia sea almacenada y aprovechada al máximo para garantizar el abastecimiento de agua a cada ciudadano, sin embargo, ese discurso anti represas llegó a calar tan profundo que todavía hoy hay comunidades que se oponen a que les construyan presas, sin saber el daño que le hacen a las presentes y futuras generaciones, pues del mismo modo que usted tiene derecho a construir una cisterna para almacenar su propia agua, el Estado tiene derecho a construir presas que actúen como grandes cisternas para toda la comunidad.

Lo lamentable es que hayamos tenido que sufrir los rigores de una larga sequía, y que grandes ciudades como Santo Domingo y Santiago, cuyas aguas dependen de represas,también hayan sufrido escasez de agua, para que las autoridades y los ciudadanos comiencen a entender la importancia de las represas para la disponibilidad de agua potable para toda la sociedad, pues con el Cambio Climático cada día sufriremos sequías más largas y más severas,y luego vendrán las tormentas e inundaciones de corta duración donde las represas permitirían retener las aguas de cada inundación paraposteriormentedistribuirlas racionalmente en toda la población.

Ojalá que esta vez hayamos aprendido la lección de esta larga sequía, y que a partir de ahora prioricemos las inversiones en nuevas presas para almacenamiento de agua, como las presas de Monte Grande, Artibonito I, Artibonito II, Joca, Pedro Santana, Las Placetas, Pedro Brand, Alto Yuna, Soco, Duey, SanateyChavón, pues el gran desafío de cualquier sociedad es adelantarse a los problemas para tener soluciones a mano, y así como los romanos fueron capaces de construir grandes acueductos a todo lo largo del imperio, los dominicanos debemos ser capaces de llenar todonuestroterritorio de presas para que cuando tengamos sequías la gente pueda amortiguarlas

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad