Presupuesto 2018 en el área de la ciencia



No necesito demostrar que el desarrollo de los países está directamente relacionado con la inversión en ciencia. Las estadísticas apuntan en esa dirección.

La investigación científica es responsabilidad del Estado, las universidades y la empresa privada.

La responsabilidad estatal descansa en el MESCYT, aunque hay otras entidades públicas involucradas en la investigación científica.

La MESCYT lleva más de una década convocando concursos para los investigadores del país mediante el FONDOCYT. Muchas universidades y centros de investigación han ganado fondos y desarrollado proyectos que benefician a muchas áreas de nuestra sociedad.

Dos ejemplos: en la PUCMM, gracias a concursos FONDOCYT, hemos logrado la primera patente de invención de universidad alguna en el país, en un renglón puntera mundial: la nanociencia, pero además hemos desarrollado el primer banco de piel para niños y jóvenes quemados de toda la isla en las instalaciones de la Unidad de Niños Quemados Dra. Thelma Rosario.

El presupuesto de la MESCYT no llega a 300 millones anuales para esos fines. Ya existen más iniciativas que fondos disponibles.

Es hora de que para el presupuesto del año que viene: a) coloquemos a FONDOCYT con un presupuesto superior; b) se necesitan fondos para desarrollar doctorados en matemáticas y ciencias, en consorcios universitarios, y c) la contratación de bases de datos de publicaciones científicas, sin ellas nuestros investigadores están a ciegas.

El desarrollo de la ciencia en nuestro país amerita un presupuesto no menor de dos mil millones de pesos para el 2018 para atender los tres renglones mencionados.

Publicidad

Publicidad