Jueves, 18 de octubre, 2018 | 2:31 am

Nutrientes, vitaminas y minerales son esenciales en dieta de las madres

Combinación. La mujer debe tener en su dieta alimentos de los principales grupos: hidratos de carbono, grasas y proteínas. Regla básica. La alimentación femenina debe cumplir con las 4 leyes: ser completa, suficiente, armónica y adecuada; y controlar el consumo de azúcares y alcohol.

silueta-alimentosp01


SANTO DOMINGO.-Cada grupo de alimentos por sí solo es incapaz de proporcionar todo lo que el organismo necesita para desarrollarse y realizar las tareas y obligaciones de los seres humanos, en especial el de las madres.

Para lograr un buen equilibrio nutricional, la mujer debe combinar en su dieta alimentos de los principales grupos, de manera que los hidratos de carbono supongan el 35 por ciento de las calorías ingeridas, las grasas el 30 por ciento o menos y las proteínas el otro 30 por ciento restante.

En el caso de las mujeres, muchos nutrientes son esenciales durante toda su vida; mientras algunos son importantes por el papel de ser madres y otros, en cambio, porque juegan un papel preventivo ante enfermedades crónicas.

El calcio

La osteoporosis es una de las enfermedades más prevalentes en las mujeres en edad posterior al climaterio y la inadecuada ingesta de calcio puede incrementar el riesgo de su aparición.

Para lograr los niveles adecuados de calcio se deben incluir los lácteos en la dieta, como la leche, queso y yogurt; y los alimentos de origen vegetal, como las almendras, el salmón, las espinacas y el brócoli.

Las fibras

La fibra es un nutriente esencial para la buena salud de las mujeres, entre los beneficios asociados está que previene el estreñimiento, divertículos, cáncer de colon y de recto, ayuda a bajar el colesterol y mantener un buen peso.

Las fuentes más importantes son las frutas y vegetales, pero también se encuentra en los carbohidratos complejos como las leguminosas (frijoles, lentejas, garbanzos) y cereales integrales, como la chía y la linaza.

Ácidos grasos

El consumo de las grasas polinsaturadas puede derivar en la disminución de hasta un 40 % en el riesgo de presentar patologías como la diabetes.

Este tipo de grasas las vamos a encontrar en semillas como almendras y nueces, en el aguacate y en los aceites vegetales como el de oliva.

Etapa por etapa

La dieta femenina debe cumplir con las 4 leyes de la alimentación: ser completa, suficiente, armónica y adecuada.
Es importante evitar en todas las etapas de la vida el elevado consumo de alimentos en grasas saturadas provenientes de las carnes de cortes más grasos, la crema, quesos duros, manteca, fiambres, embutidos, aderezos ricos en grasas, comida chatarra y frituras en general; así como los alimentos ricos en azúcares simples como las bebidas azucaradas, mermeladas, dulces y golosinas.

El hierro

—1— Realidad
Todas las mujeres necesitan más hierro que los hombres ya que las mujeres jóvenes pierden hierro a través de la menstruación.
—2— De animales
Los productos animales como carne, pollo y vísceras cómo hígado son fuentes de hierro.
—3— De los vegetales
El hierro también se obtiene de leguminosas como frijoles y lentejas, los vegetales de hojas verde oscuro como la espinaca, la mostaza o alimentos fortificados con hierro como cereales de trigo.