Lunes, 10 de diciembre, 2018 | 1:02 pm

“Mototaxis”, un nuevo transporte en la ciudad

Plan piloto. Este empezó a establecerse en diez punto del Gran Santo Domingo. Sustitución. Fenamoto busca cambio motores.

Ramón Sánchez moviliza a usuarios  por las avenidas Anacaona y  Enriquillo.   JOSÉ DE LEón
Ramón Sánchez moviliza a usuarios por las avenidas Anacaona y Enriquillo. JOSÉ DE LEón


SANTO DOMINGO.-Adelantándose a la prohibición de la Ley 63-17, sobre Movilidad y Tránsito, de no montar menores de ocho años en motocicletas, y la idea de “modernizar” el transporte, la Federación Nacional de Motoconchistas inició un plan piloto para establecer en el Gran Santo Domingo (GSD) las “mototaxis”.

Este tipo de movilidad, consistente en motocicletas de tres ruedas y capacidad para cuatro personas y capota, ya se ha popularizado en distintos pueblos del país.

Entre los lugares donde opera el sistema figura el municipio de Manzanillo, Navarrete, Dajabón y áreas turísticas como Puerto Plata. Pero en algunos lugares son un obstáculo por la gran cantidad de unidades.

Puntos operación

Aquí en el GSD ya se estableció el sistema en la calle San Pío X, del sector Renacimiento, donde usuarios se movilizan a lo interno de otras zonas cercanas, como Los Cacizcagos, en la Isabel Aguiar (Pintura) y la Universidad del Caribe.

“En diferentes sindicatos nuestros se van a estar implementando estas mototaxis de tres ruedas, donde hay más seguridad, confort para los usuarios, además de que van a tener wifi y los clientes van más cómodos”.

Así lo afirmó Oscar Almánzar, presidente de la Fenamoto, quien significó que esta iniciativa va a “modernizar el transporte en dos gomas”, porque se trata de un proyecto novedoso que pretenden extender a todo el territorio nacional.

La idea, de acuerdo con Almánzar, es que este tipo de movilidad pueda servir incluso como un sistema de rutas alimentadoras en lugares por donde operan tanto el Metro de Santo Domingo como el Teleférico de Santo Domingo, además de otras rutas expreso de donde salgan los carros de concho.

De ahí que dijo haber sostenido reuniones con Franchesca de los Santos, directora del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), a quien le han presentado el plan.

Pidió ayuda del Gobierno central para dinamizar e impulsar el proyecto, alegando que esto reduciría parte de los accidentes y pérdidas de vidas humanas.

Sostuvo que este tipo de vehículo reduciría los atracos y otras fechorías que se dan en los motores.

Facilidad en el costo

El costo de las motocicletas implica una inversión de alrededor de RD$195,000, mientras que los motores cuestan menos de la mitad de ese precio, por lo que no están al alcance de una buena parte de los motoristas.

Para Almánzar se trata de un transporte “turístico”, que han asumido aquí sindicatos como los del Kilómetro 13 y otras zonas como Villa Mella. El lanzamiento del sistema será en la próxima semana.

Bemoles

Los motoconchistas Juan Aquino y Máximo Matas ponderan el servicio, al tiempo que externaron la disyuntiva de que es menos flexible a la hora que el pasajero quiera agilizar.

“Yo lo veo bien, lo malo es que cuando alguien te dice llévame rápido a Pintura, uno no se puede meter entre los carros como hace con los motores”, dice Aquino.

En una parada de la calle San Pío X, asegura que le llegan muchos pasajeros que le piden movilizarlos a la ruta para el sur, pero la mototaxis es menos funcional.

Del sector Renacimiento (detrás del Ministerio de Defensa), Máximo Matas dice llevar pasajeros hasta el puente Juan Carlos, en Las Américas (17.5 kilómetros de distancia). Se queja de que cerca de las Fuerzas Armadas no lo dejan parquearse.

Cobro Vs. aceptación

En esa área cobran 25, 30 y 50 pesos, dependiendo de las cuadras. Cada uno genera entre RD$800 y mil pesos diarios, aunque eso implica el pago de renta o financiamiento de los motores, el combustible, agua y comida, en caso de no poder ir a sus casas.

Ramón Sánchez asegura que lleva 20 años en la ruta y afirma que lo primero es determinar si a los clientes les gusta, y además ver la posibilidad de pagos que les ofrezcan para cambiar el motor, ya que dicho servicio tiene un público.

Usuarios como Luis Punier y Emely Ureña calificaron el sistema como innovador y seguro, aparte de cargar pequeños bultos con mayor comodidad.