Martes, 16 de octubre, 2018 | 7:56 pm

Las causas reales de la pobreza

"Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo", Facundo Cabral.



Desde siempre y con mucha frecuencia hemos escuchado que “la pobreza es un problema ‘’  y nos la han querido pintar algo así como una enfermedad o virus que hay que combatir. Como si esta fuera una variable exógena del sistema que puede ser corregida y hasta erradicada colocando un tapón en la llave por donde sale el torrente de pobres. 

Aunque científicamente se conocen los mecanismos para erradicar el hambre en el mundo (una de las consecuencias más graves de la pobreza), ¨… la situación paradójica es que la pobreza no se debe a la falta de recursos. En realidad, el planeta tiene suficiente tierra fértil para alimentar diez veces a la población hoy existente (FAO 2008) ¨ (Vincent Navarro).

Es decir, según esta apreciación, no debería de existir nadie con hambre en este mundo ni siquiera en los países mas hundidos en la miseria como las naciones del cuerno de África y Haití, sin embargo ¨ocho millones de niños mueren al año de malnutrición (uno cada dos segundos), el equivalente de muertos que causarían 43 bombas atómicas como las lanzadas en Hiroshima¨, afirma el profesor Navarro.

Organismos internacionales como CEPAL, OIT y el Banco Mundial han tratado de simplificar el estudio del problema, estableciendo parámetros que intentan establecer algunos niveles de la pobreza.

La OIT, por ejemplo, estima en un ingreso mínimo de 1 dólar al día para que una persona se considere como ¨empleado¨, sin importar el hecho de que con ese nivel de ingresos no alcance a comer él y mucho menos su familia, pero aun así se le considera como ¨menos pobre¨, por debajo de esta línea estaría el individuo en situación de ¨pobreza extrema¨.

Evidentemente que aún en el plano de su definición, el problema es mucho más complejo. Se dejan a un lado asuntos tan importantes como la movilidad social, el acceso a la educación , la salud, la vivienda, la seguridad social, en fin  todo aquello que requiere el individuo para vivir dignamente.

Entonces, ¿cuáles razones de fondo explican el fenómeno de la pobreza? ¿Es la pobreza un rasgo inherente al capitalismo como tal?

A pesar de que durante el esclavismo y el feudalismo los esclavos y los siervos eran pobres, probablemente sus ingresos reales (alimentación, ropa, medicinas, vivienda, transporte) eran superiores a un dólar diario.

Si esto fuera así, entonces se podría decir que la pobreza extrema seria resultado del modo de producción capitalista.

De aquí se desprende que del análisis de las relaciones de producción capitalistas se podría llegar a encontrar las causas reales de la pobreza tal y como esta se manifiesta en la actualidad.

Trabajos recientes ligan muy estrechamente los niveles de desigualdad social e iniquidad de ingreso con la pobreza (T. Piketty, J. Stiglitz…).

La ONG española OXFAM también publicó el año pasado un informe sobre el estado de la concentración del ingreso y la desigualdad social y los resultados obtenidos son muy reveladores: este año el 1% más rico de la población mundial podría acumular una riqueza igual a la del resto de la población del planeta.

La extraordinaria concentración del ingreso, de la tierra, de los medios de producción y de los recursos naturales que ha generado el capitalismo en su fase neoliberal, parecen ser las causas de la desigualdad social que a su vez es la principal culpable de la exclusión social y de la pobreza.

Ya nadie puede negar que la desigualdad social y la inequidad del ingreso imperantes en el mundo de hoy y que sufre un mayor deterioro a partir de la crisis económica del 2008, constituyen la causa fundamental de la pobreza, especialmente en la región Latinoamericana donde las políticas neoliberales aplicadas por casi todos los países por más de tres décadas, convirtieron la región en una de las más desiguales del mundo.

Es por esta razón que en su intervención durante la III cumbre de la CELAC recién pasada, el presidente Rafael Correa, de Ecuador, propuso un plan de trabajo en base a 5 ejes, dentro de los cuales el primero de todos sería el de ¨Reducir la pobreza extrema y las desigualdades¨, sobre todo reducir la pobreza extrema en un 5% en los próximos 5 años.

En palabras del propio presidente Correa en el discurso citado anteriormente: ¨la erradicación de la pobreza es un imperativo moral para nuestra región y para el planeta entero. Porque como decía el día de ayer, por primera vez en la Historia de la Humanidad dicha pobreza no es por falta de recursos, sino fruto de la inequidad y esta a su vez consecuencia de perversas relaciones de poder, donde pocos tienen todo y muchos no tienen nada¨.

José Manuel Félix -José M. Félix- José Ml. Félix

Publicidad