Viernes, 21 de septiembre, 2018 | 3:09 pm

La Seguridad Social, un timo social



El Sistema de la Seguridad Social, que al momento de su nacimiento representaba una gran esperanza, se ha convertido en una carga económica para todos y un enorme negocio para pocos.

El gasto de bolsillo de los afiliados al Seguro Familiar de Salud que buscan servicios se ha disparado de tal manera que les resulta ahora mucho más caro que cuando lo que imperaba eran las antiguas “igualas médicas”.

Los copagos de los servicios de salud han superado las posibilidades de las familias pobres y de clase media.

Las frecuentes negaciones de servicios o las estrategias de las administradoras de riesgos de salud para limitarlos y así aumentar sus ganancias van en perjuicio de los afiliados.

El Seguro Familiar de Salud se ha ido convirtiendo en una especie de timo, en un instrumento para drenar los bolsillos de los afiliados.

Cada vez es mayor la incertidumbre de si en el futuro los trabajadores podrán disfrutar de pensiones dignas cuando les llegue la edad de retiro.

Mientras que en cada caso los intermediarios acumulan grandes ganancias sin aportar mucho en la cadena de servicios.

Los trabajadores y los empleadores aportan cada año miles de millones de pesos a un sistema que ha sido secuestrado por el rentismo.