Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 8:06 am

De emprender y emprendimientos



El titular principal en los medios de comunicación al día de hoy es acerca de los emprendedores y de cómo ser su propio jefe, o de cómo los emprendedores son sinónimo de éxito.

De hecho, diría que estos aparecieron como una forma de celebridad , desde hace muchos años me he dedicado a este oficio, aunque deseo compartir la experiencia o por lo menos parte de lo que me ha funcionado.

Me anima contribuir porque, si bien hay mucho material de gran valor publicado sobre el tema, escucho y veo con frecuencia que se vende este oficio como una fórmula o remedio de esos que sirven para todo.

Comienzo por definir a un emprendedor: persona que toma una decisión e iniciativa para realizar las acciones que son difíciles o atañan algún riesgo (Diccionario,emprendedor .google.), mientras el Diccionario de la Real Academia lo define como: “Que emprende con resolución, acciones o empresas innovadoras’’, pero más revelador es el significado de emprender: “acometer ,comenzar una obra , negocio o empeño, especialmente si encierra dificultad o peligro”.

Cuando tomamos estas referencias y las aplicamos al lenguaje diario un emprendedor logra identificar una necesidad o un problema , se asume que esta acción conlleva algún nivel de obstáculo. Así pues ya tenemos más claro que no es tan difícil entender lo que es un emprendedor y que tomemos conciencia de que este siempre provee una solución a un problema o una necesidad para que los demás reconozcan el mérito a este solucionador de problemas debemos asumir que contiene algún grado de dificultad o peligro.

Se puede ser emprendedor de muchas formas, pero siempre contar con estas dificultades y raras veces ocurre por casualidad o suerte. Uno de mis mentores explica la suerte como: es ese lugar donde se encuentra la preparación con la oportunidad, porque la oportunidad hay que reconocerla.

La mayoría de los emprendedores se han iniciado con una idea, que es la semilla que sirve de base a su creación.

Sin duda una buena idea para resolver un problema suele ser el camino, paso para un emprendedor, pero es siempre insuficiente.

El mundo está lleno de personas que tienen muy buenas ideas, el emprendedor no solo toma la idea, sino que la lleva a validarse , toma el camino , la acción para probarla, con grandes esfuerzos y riesgos que en muchas ocasiones no son exitosos.

Los emprendedores no son geniales, son persistentes y tienen paciencia, raras veces la idea original es la que toma forma, porque la esencia no es la idea, sino la solución del problema.

Los emprendedores no nacen, se hacen , el camino de este está lleno de retos, de experiencias de todas las formas y colores.

Es cierto que hay emprendedores que iniciaron muy jóvenes pero no es una regla. Todos podemos ser emprendedores, lo que no podemos es serlo sin saber, tenemos que tomar decisiones e iniciativas, ser persistentes y afrontar el fracaso de una forma positiva.

Para ayudar en este camino a los que decidan entrar al fascinante mundo del emprendimiento les compartiré los hábitos de los emprendedores exitosos en entregas próximas.

*Por Luis de Jesús Rodríguez

Publicidad