Martes, 18 de septiembre, 2018 | 9:29 am

Coordinación entre agentes



La Policía Nacional y las diversas agencias de Seguridad del Estado buscan el mismo objetivo: la protección de la ciudadanía.

Por tanto, debe preservarse la armonía y colaboración entre esas instituciones y entre sus agentes.
La semana pasada hubo un incidente en el que un agente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet) detuvo a un agente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y luego otros agentes de esa entidad actuaron con gran énfasis para evitar la retención de su compañero.

Con mucha frecuencia agentes de la DNCD actúan vestidos de civil, incluso hasta pueden andar encubiertos.
El Amet, por su parte, cumplía con su misión de sancionar a los motociclistas que utilizan los pasos a desnivel, porque así lo dispone la norma.

Una simple conversación de segundos, las identificaciones de lugar y un espíritu de colaboración impedirían situaciones como la ocurrida la semana pasada.

No se trata de que los agentes de agencias de seguridad ciudadana y nacional puedan violar las normas, sino de que un espíritu de cooperación impida que entre ellos se obstruyan, de manera involuntaria, las labores que realizan.

El celo de cada uno por cumplir su misión no puede ser piedra de tropiezo entre los agentes.