Domingo, 23 de septiembre, 2018 | 1:26 pm

Bienvenido al país, José Mujica



Con gran alegría recibí la noticia de que José (Pepe) Mujica, expresidente de la República de Uruguay, vendría al país y sería investido como “doctor honoris causa” de la UASD. La distinción por “sus aportes a la democracia, al Estado de derecho y por su integridad en el ejercicio de la función pública” es bien merecida.

Debemos destacar los líderes como él, que con sus actitudes y acciones, dan aportes positivos a la humanidad.

¿Quién es José Mujica? Es el expresidente mas pobre del mundo. Nació en 1935, en un barrio de Montevideo, en el seno de una familia humilde.

Con un pasado como guerrillero y una carrera política tormentosa, pasó alrededor de 15 años en prisión. Participaba en operativos y enfrentamientos armados, buscando defender la justicia social.

Fue uno de los dirigentes Tupamaros, guerrilla urbana de izquierda radical, que la dictadura cívica-militar tomó como rehén, con amenaza de ser ejecutado si su organización retomaba acciones armadas.

Con el correr del tiempo llegaron aires democráticos. Hubo un decreto de amnistía por delito político. Salió de la cárcel. Creó, junto a otros, el Movimiento de Participación Popular (MPP).

Con su lenguaje llano, coloquial, conquistó el pueblo. Llegó a ser diputado, senador y ministro de Agricultura. En 2009 fue candidato a la Presidencia y ganó las elecciones. Su mandato fue de marzo 2010 aa 2015.

¿Qué hizo como gobernante? Entre otras cosas, se esforzó en educar, sembrando valores morales y cívicos, en que predominara la justicia social y disminuyó el nivel de pobreza, pero su mejor legado fue al mundo. Sus mensajes y lecciones de humildad, compromiso, liberación, han calado por doquier.

Ha dicho que “no es creyente”. Parecería una estrategia para que todos, sin importar credos, se unan a laborar por un mundo mejor, pues pocos promueven los principios cristianos como Mujica. Están presentes en su vida ejemplar, luchando por el prójimo y la igualdad.

Se afana para que entendamos que la riqueza material no es lo esencial, sino la paz espiritual, vivir tranquilos, compartir. Sabe perdonar. “Venimos al planeta a ser felices” “La vida es corta y se nos va” “No podemos vivir esclavizados por la cuenta pendiente de la vida”

¿Cómo ha sido su vida después de la presidencia? “Soy campesino en mi manera de pensar, de ver la vida. Los políticos tenemos que vivir como vive la mayoría.

A los que le gusta mucho la plata, hay que correrlos de la política. Vivo como vivía antes de ser legislador y Presidente”.

Efectivamente, vive en el campo con su esposa, cuidando con esmero los cultivos, plantas, aves, animales; en un tractor labrando la tierra y usando su carro Volkswagen 1987, para desplazarse.

Gracias a la Rectoría de la UASD por reconocer a Mujica, inyección de honestidad, humildad y paz, que tanto necesita nuestra sociedad.

Venecia Joaquín

Publicidad