Martes, 11 de diciembre, 2018 | 12:20 pm

Baja pero sube



Con perdón de los cavilosos (y también los cabalosos este martes 13), la publicación del “ranking” de la Asociación de Comunicación Política de España (ACOP), en que Danilo Medina figura en segundo lugar tras Putin entre los gobernantes más populares del mundo, trae locos a la oposición y los antirreeleccionistas.

La ACOP ha logrado en apenas una década acreditarse como un centro de pensamiento sobre investigación y comunicación política, con transparencia admirable según su sitio <https://compolitica.com>.

Su tabla de valoración de septiembre es liderada por el presidente ruso con 67% seguido por Danilo con 59% (según investigación de Mark Penn de agosto de 2018).

En octubre de 2017 Medina marcaba 63% y poco después “Diario Libre” le enrostró estar “en su punto más bajo de popularidad”.

Su simpatía ha sido mellada por escándalos de corrupción impune como el de Odebrecht y la violencia callejera. Pero, ¡caray!, no será sólo por nominillas, nepotismo, “conchupancias” o las vagabunderías denunciadas por la oposición que Danilo se mantiene. Quizás hay lecciones que merecen estudiarse mejor…