Domingo, 18 de agosto, 2019 | 7:20 pm

Parece agravarse



La semana pasada pareció haber una luz al final del túnel en la crisis del Partido de la Liberación Dominicana. La mediación de Reinaldo Pared Pérez, en su calidad de secretario general del PLD, abrió la esperanza de un posible diálogo entre el presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández.

Sin embargo, las posiciones siguen cerradas, cada bando en defensa de sus intereses. La marcha del proyecto de reforma de la Constitución parece indetenible, con la amenaza de un reforzamiento de la militarización en el Congreso, como si el país estuviera en un estado de sitio.

Se presume que en esta semana se someterá la reforma de la Carta Magna, con el temor por parte de los legisladores del expresidente Fernández de que la Asamblea Revisora pueda ser aprovechada no solo para habilitar a Medina, sino para abrirle la puerta a una segunda repostulación en los comicios de 2020.

¿Son enemigos?

Los diputados del PLD han asumido una postura prácticamente irreconciliable. Cada grupo defiende su lucha en el Congreso Nacional: Unos a favor de la defensa de la Constitución, y otros para que se habilite políticamente a Medina a partir de 2024. Pero, según algunos observadores, nadie quiere ceder para transitar el camino que permita un entendimiento que garantice la unidad del PLD.

Y los del PRM
Hay mucha suspicacia y duda sobre lo que ocurrirá con los diputados del Partido Revolucionario Moderno, porque no hay garantía de fidelidad.