Paciencia, escuelas y apagones

Paciencia, escuelas y apagones

Paciencia, escuelas y apagones

Hay obras, carreteras, edificaciones, proyectos habitacionales y escuelas detenidas, cuya terminación requiere de presupuestos estatales y también de una férrea paciencia.

El caso más patético lo tenemos en la construcción de la estación de bomberos de Santiago. La obra se inició en la gestión del alcalde José Enrique Sued, quien se mantuvo en la posición desde 2006 a 2010.

Ahora, 12 años después, resurge el interés para que la ciudad corazón pueda tener una estación moderna de los Bomberos.

El tiempo pasa y diversos sectores de la población esperan pacientemente por cientos de edificios escolares que ya se ven como ruinas. Esperan por soluciones en el área de la salud, por la solución de los problemas habitacionales, esperan por la reparación de 8, 300 casas en el Este del país, zona que devastó el huracán Fiona.

Esperan años para que se asfalte un tramo de una calle o se construya un camino vecinal. También hay comunidades que esperan décadas por la construcción de un acueducto, por la remodelación de un mercado municipal; y también esperan, tienen paciencia, mes tras mes, por el cumplimiento de una promesa de campaña, que se hizo a principio de la presente administración.

La cuenta de todo lo que espera el pueblo, que se inicie o se solucione, es muy extensa.
No hay tiempo para hacer un recuento de todas las promesas que acumula el gobierno; y cuando ya empieza su tercer año, hay esperanzas de que serán resueltas Los dos años que le quedan al presidente Abinader son más que suficientes para cumplir. Es eso, o seguir acumulando deudas sociales.

De todas formas, el país espera, pacientemente, que en los próximos dos años, al menos, el gobierno sea capaz de resolver dos problemas. Dos: que se terminen e inauguren todas las escuelas en proceso de construcción y, sobre todo, que desaparezcan, definitivamente, los apagones de República Dominicana.

 

 

 

 



El Día

Noticias Relacionadas