Alemania se juega su continuidad en el Mundial con España

Alemania se juega su continuidad en el Mundial con España

Alemania se juega su continuidad en el Mundial con España

DOHA. — Cuando se celebró el sorteo del Mundial en abril, uno de los choques más esperados de la fase de grupos era el que enfrentará a España y Alemania en el estadio Al Bayt el domingo.

Casi ocho meses después, el duelo entre las dos excampeonas y favoritas a levantar la copa tiene aún más relevancia luego de la inesperada derrota de los alemanes ante Japón en su estreno en Qatar. Otro revés contra los de Luis Enrique podría eliminar a Alemania en la primera fase por segunda vez consecutiva.

Una derrota, acompañada de un empate entre Japón y Costa Rica en un partido que se disputará antes en el día, echaría a la tetracampeona del torneo. “Somos optimistas“, dijo el seleccionador alemán, Hansi Flick, el sábado.

“Tenemos que ser valientes y creer en nuestra calidad. Queremos ser fieles a nuestro estilo de juego porque tenemos calidad“. España, por su parte, tratará de asegurar su boleto a octavos y reforzar su estatus de candidata al título tras su impresionante golpeada por 7-0 a Costa Rica a mitad de semana.

“Es una gran prueba para nosotros”, apuntó Luis Enrique. “En un evento tan importante como este, contra una de las selecciones favoritas para ganar el Mundial, en una situación complicada para ellos, queremos demostrar que no vamos a jugar diferente, que vamos a intentar dominar todo el partido.

Si nos da, fantástico. Si no, a felicitar al rival“. Los indicios no son alentadores para Alemania. Su último partido contra la Roja fue una embarazosa derrota por 6-0 en la Liga de Naciones hace dos años. Para su última victoria sobre España hay que remontarse a un amistoso hace ocho años.

Alemania conquistó su cuarta Copa del Mundo en Brasil en 2014, pero cuatro años después en Rusia no pudo superar la fase de grupos tras caer frente a Corea del Sur y México. Sería la primera vez en su historia que no llega a octavos en dos mundiales consecutivos.

España se coronó en Sudáfrica en 2010 y en 2018 se despidió en los octavos. Una victoria el domingo le permitiría avanzar si Costa Rica no gana a Japón. Las expectativas en torno a la joven selección española aumentaron tras su impresionante partido contra Costa Rica, donde recuperaron el “tiki-taka”, un estilo de juego basado en la posesión del balón, y una de sus estrellas, Gavi, se convirtió a sus 18 años en el más joven en anotar en un Mundial desde Pelé en 1958. Los siete tantos contra los ticos igualaron el total conseguido en Rusia.

Según Luis Enrique, el objetivo contra Alemania, que dijo que es el equipo que más se parece al suyo, será volver a dominar la posesión. “Tenemos que tener el balón mucho más que ellos“, apuntó.

“Si conseguimos esto, estaremos en un buen lugar. Si no, se van a dar a situaciones de juego en las que vamos a sufrir“. El estratega no está preocupado por un posible exceso de confianza de sus pupilos y prometió realizar cambios en el once inicial contra Alemania. “Contra un equipo como Alemania no podemos confiarnos, si no te pasan por encima. Es un rival que requiere toda nuestra atención y esfuerzo. Es un reto muy bonito, atractivo e interesante“, añadió.

El volante Leroy Sané podría volver a jugar con Alemania tras su ausencia ante Japón por una lesión de rodilla. Volvió a entrenar el viernes, cuando Flick pudo trabajar con los 26 seleccionados. Flick se presentó solo a la conferencia de prensa previa al encuentro, en contra de lo que exige la FIFA, porque dijo que quería que el equipo se centrase en el compromiso.

El del domingo será el quinto duelo entre las dos potencias en un Mundial. España ganó el último, en las semifinales de 2010, por 1-0.



AP

Noticias Relacionadas