Miércoles, 14 de noviembre, 2018 | 4:49 am

Votar por un candidato para darle el poder a una claque



Porque: “…Síntoma de ignorancia, no saber

Cuando tenemos que dejar de razonar”

 

La razón es capaz de crear nudos

Gordianos que solo se pueden cortar

De forma arbitraria.

Dante.-

Se inició la campaña electoral, nuevecita pero, solo en la fecha, después, más de lo mismo. Los mismos pronunciamientos y los mismos protagonistas; el mismo contenido, siendo lo peor, lo más repulsivo e  indelicado,  la presencia de personas con un prontuario deshumanizado, incluyendo claro está, hasta los espalderos, donde el hecho de no haber sido sometidos a la justicia, no precisamente por falta de pruebas sino, por el desgano de los llamados a buscarlas, hacen acto de presencia sin que le importe un bledo al llamado a ser el “protegido”

Una campaña repetitiva en sus argumentos y personajes pero que el pueblo analfabeto, con la mente carcomida por vulgares dadivas cual si fuera pordiosero, siquiera se percata de lo que le están otra vez ofreciendo. Este proceso en la campaña ha comenzado como todos, elevando las bondades del candidato y me parece que así debe de ser, porque a la hora de votar, al menos este pueblo, no lo hace por un partido, sino, por un candidato. Y en esto estriba el problema, porque una vez sube a la silla de los alfileres, un comité, un partido, una facción, se hace dueño del Estado.

Nuestros partidos en su mayoría, me refiero aquellos que son contados con los dedos de las manos y sobran, han dejado de ser instituciones de ideales para convertirse en empresas de sucios intereses particulares del clan que domine. La claque dominante elabora reglamentos y leyes que les proporcionan un blindaje impúdico a todos y cada uno de ellos, ya que o dejan rutas por las que puedan evadir el castigo de la ley o nombran en la justicia aquellos simpatizantes o miembros que nunca han participado en ninguna marcha, mitin o se han inscrito en el partido, pero que son más fieles que las propias bocinas

Por eso me cuestiono; ¿para qué los partidos? ¿Quién emite su voto por un partido? ¿Quién es que proporciona el dinero para la compra de los votos?Definitivamente que el candidato es el partido, no lo contrario. Estos organismos políticos se han convertido en asociaciones para repartirse el erario y los poderes del mismo. Son refugios del “tigueraje” barrial que se confunde con aquellos pocos políticos que quizás dignifiquen esa profesión.

Pero muchos piensan que eso es problema de “ellos”, sin percatarse que “el fraude  lo corrompe todo” y donde reina la corrupción, la permisibilidad y el blindaje descarado, es como una mancha de petróleo vertida en el mar, donde el daño que produce, en ocasiones, para remediarlo necesita tiempo, más que recursos. Tanto es así, que hoy, es difícil encontrar un organismo del Estado que no haya sido permeado por esta desgracia y de ahí, hasta la falta de seguridad que estamos padeciendo, donde ya, para evitar las malas “percepciones” en el pueblo, por la falta de información oficial,este no se puede dar cuenta de lo critico de la situación.

Es tal esta situación calamitosa, inmoral y corrupta que es utópico pensar   en justicia plena. “Odebrecht”, todo un espectáculo de mal gusto; los “SuperTucanos”, de esto es mejor no hablar, porque tratan de aplicar lo mismo de siempre, donde solo el más pendejo paga por los platos rotos y a todos los demás nos forman un espectáculo mediático propio para orates-tarados, porque con este caso pretenden que nos hagamos los ciegos y hacernos ver como tontos y que no hubieron políticosmetidos hasta la taza de principio a fin, j…er. Quizás solo nos resta asentir con Voltaire en su conclusión del Cándido, con un decir: “Trabajar sin razonar es la única manera de hacer la vida soportable”. Me parece que a eso nos ha llevado esta casta política ¡Sí señor!

rafael-ramirez-ferreira

Publicidad